Tres en la batalla final por el Giro

Un malestar que nadie esperaba puso a tambalear a Dumoulin.

Vicenzo Nibali y Nairo Quintana se acercaron en la pelea por la 'Maglia Rosa'. AFP

El ciclismo es un deporte en el que puede suceder cualquier cosa y en el que a veces hay que llegar a esfuerzos sobrehumanos para lograr un objetivo. Y este martes, en una etapa en la que se esperaba una lucha frontal de quienes ocupan las primeras casillas, una circunstancia que nadie esperaba jugó a favor de Nairo Quintana quien consiguió acercarse a Tom Dumoulin por una malestar estomacal del poseedor de la camiseta amarilla.

El Movistar había logrado colocar sus fichas para lanzar un ataque frontal de Nairo, al enviar en la fuga a dos de sus escaladores, Anacona y Amador, y cuando estaba a punto de realizar su ofensiva se produjo el malestar del holandés quien solo pudo reanudar la marcha minuto y medio más tarde. Quintana recordó lo ocurrido dos días  atrás y por ello quiso esperar la recuperación de su oponente. Pero Nibali y los demás aspirantes al titulo apuraron la marcha y ampliaron la ventaja sobre el portador de la camiseta rosa.

Los planes del equipo de Eusebio Unzue dieron un vuelco y Nairo se mantuvo a rueda de sus rivales  hasta que atacó Vincenzo Nibali al que neutralizó con facilidad. Mientras tanto Dumoulin, guapeando al máximo, lograba que la diferencia se mantuviera.

En el complicado descenso hasta la meta el colombiano quiso mantenerse pegado a la rueda del italiano pero su menor peso hizo que perdiera segundos preciosos ya que en las rectas en las que no se puede pedalear la distancia entre los dos se iba alargando hasta llegar a los doce segundos que los separaron en la meta.

Si antes de esta etapa el resultado final de la carrera era incierto ahora casi es impredecible. El desgaste del líder es evidente tanto por las condiciones físicas en las que se encuentra como por el esfuerzo realizado para no ceder la camiseta rosada. Pero mostró un coraje y una pasta de guapo que es admirable. Pero si no logra recuperarse totalmente la va a pasar muy mal pues le puede pasar factura en la jornada de media montaña de este miércoles y en forma especial en la dura etapa del jueves.

Ahora la camiseta rosa queda al alcance de tres corredores: Dumoulin, Nairo y Vincenzo Nibali. El líder holandés dependerá del esfuerzo que haga su médico mientras que Nairo necesitará alejarse de el un poco más de tres minutos y de Nibali un minuto para llegar con opción de defender en la cronómetro del domingo.