La última oportunidad de los velocistas antes del Mont Ventoux

Este miércoles se lleva a cabo la etapa 11 del Tour de Francia entre Carcasona y Montpellier con 162.5 kilómetros de recorrido.

El pelotón durante la etapa 11 del Tour de Francia. Foto: AFP

En el Tour, la Historia tiene su peso. Y aunque las tradiciones se vayan renovando, es difícil pensar que algún día Montpellier pueda quitarse la etiqueta de segunda capital del sprint, después de París. Un estatus que, por cierto, antes correspondía a Burdeos. Ya ven, tradiciones renovadas. Montpellier se ha ganado su renombre a pulso, con grandes victorias de los monumentos velocistas del Tour: Robbie Mc Ewen (2005), Robbie Hunter (2007), Mark Cavendish (2011)  y André Greipel (2013) se han impuesto allí al término de emocionantes etapas en línea. (Vea todas las etapas del Tour de Francia en nuestro especial del Tour)

Todo apunta a que alguno querrá volver a intentarlo este miércoles a los pies del estadio Yves du Manoir. Con el triunfo de Michael Matthews, quien hizo parte de la fuga el martes, los equipos de los velocistas han podido conservar toda su energía para la undécima fracción. Todos tenían la cabeza en Montpellier, una llegada que se adapta a los más puristas, a los más perfeccionistas a la hora de confeccionar un tren de lanzamiento: dos kilómetros totalmente llanos, sin una sola curva, para colocar a un sprinter en la mejor posición para el embalaje final.

Caída en el pelotón durante la etapa 11

En Mont Ventoux se comenzará a definir el Tour

Esta será la última oportunidad que tendrán los especialistas del "sprint" de ganar una etapa antes de que inicien los Alpes. Este jueves llega Mont Ventoux, antesala de la recta final del Tour, que encadena posteriormente la primera contrarreloj, antes de que una nueva jornada de transición lleve nuevamente a la cumbre montañosa. “El Mont Ventoux será complicado, servirá para definir más la clasificación general. Vamos a ir a día a día, pero esperamos que el jueves salgan bien las cosas”, dijo Winner Anacona tras la fracción del martes.

Pero Chris Froome ve el ascenso con más precaución, “será una jornada muy importante, pero el hecho de que haya una contrarreloj al día siguiente hará que seamos prudentes. No estoy seguro de que podamos correr riesgos ese día, subir a tope el Ventoux sabiendo que al día siguiente hay una contrarreloj”, dijo el líder del Tour. Nairo Quintana, aún agazapado, espera su momento a 23 segundos del líder, muy cerca de Joaquim "Purito" Rodríguez. En las filas de Movistar hay prudencia y se confía en el gran momento del colombiano para lograr el sueño amarillo. El corredor boyacense mantiene la fe y las opciones intactas. El Ventoux está en su pensamiento. “Es un mito del ciclismo y ganar ahí solo lo hacen los grandes. Me gustaría ganar allí pero Froome y su equipo están muy fuertes. No nos vamos a volver locos y habrá que ver y analizar cómo van los rivales. Estoy mejor que nunca y estoy en buena posición”, resumió.

Aún con los jadeos del Ventoux llegará la primera contrarreloj entre Bourg Saint-Andréol y La Caverne du Pont d'Arc, de 37,5 kilómetros. Un esfuerzo individual donde no habrá ningún tipo de abrigo. Las fuerzas de cada uno saldrán a relucir. Poco se les pregunta a los favoritos por la etapa del domingo. El Ventoux acapara la atención, pero lo cierto es que la jornada entre Bourg-en-Bresse y Culoz será de alta montaña, con 6 puertos, entre ellos, al final, el Grand Colombier, de categoría especial y el Lacets du Grand Colombier, de primera. Atención a la etapa.

últimas noticias

El laberinto de Nairo en el Tour

El “Chepe” Castro, un entrenador de la vida