Un gato motivador

Con 41 años, este santandereano es más que el capo de su equipo. En la edición 64 de la Vuelta a Colombia se ha interesado por ayudar psicológicamente a sus ocho compañeros de escuadra.

Era enero del año 2000 y en una ciudad cualquiera de España el equipo Kelme-Costa Blanca de ciclismo iniciaba su pretemporada con miras a preparar su participación en las grandes competencias del calendario. El santandereano Félix Cárdenas comenzaba su etapa como ciclista en un equipo europeo y cada experiencia que vivía era nueva. La adaptación no sería complicada porque el paisa Santiago Botero ya estaba en esa escuadra y además había grandes amigos, como el español Óscar Sevilla.

Una tarde de descanso, Sevilla le dijo a Félix que por qué no se pintaban el pelo para que se destacara más y comenzara a ser reconocido fácilmente por los demás. En un principio El Gato pensó que eso no se vería bien: le daba pena ser observado y llamar la atención. Sin embargo, ante la insistencia accedió y se pintó el pelo de amarillo. Se sentía incómodo al principio, pero con el paso de los días se acostumbró e incluso entendió que hacerlo había sido positivo porque aprendió a vencer el miedo y a destacarse por más que todas las miradas recayeran en él sólo por un look llamativo.

Desde ese día se pintó el pelo con regularidad, le encontró un sentido a hacerlo, y aunque de vez en cuando lo critiquen y lo tilden de loco, a él eso le resbala porque su significado psicológico es más fuerte que el netamente estético. “Ya no me importa lo que digan. Por más que sea veterano y algunos pelados del pelotón se burlen de mí, yo se por qué lo hago”, le cuenta El Gato Cárdenas a El Espectador. Con esa forma de afrontar las competencias ha llevado una destacada carrera profesional, en la que ha conseguido una victoria de etapa en el Tour de Francia y tres de la Vuelta a España, en dos ediciones de la cual se ha quedado con la camiseta del mejor escalador (2003 y 2004). También ganó la Vuelta a Japón en 2005 y a nivel nacional ha alcanzado en dos oportunidades el título de la Vuelta a Colombia y en una el Clásico RCN.

Cuando se preparaba con su equipo, el Formesan-Bogotá Humana, para participar en la edición 64 de la Vuelta a Colombia, Félix Cárdenas recordó su conversación con Óscar Sevilla 15 años atrás y se pintó el pelo de varios colores. Al otro día llegó al entrenamiento, les mostró a sus compañeros de equipo y los invitó a que se arriesgaran a hacerlo para la carrera, con la misma idea con que lo había hecho él cuando comenzó a competir en el Viejo Continente. Algunos quisieron hacerlo, otros no se atrevieron, pero el trasfondo de la idea era vencer ese miedo, ganarse confianza y pensarlo como una terapia positiva. “Hay gente que de pronto teme hacer cosas. El ser payaso dicen que es fácil, pero pasar luego al frente y hacer reír a un público es bien complicado”, asegura Cárdenas, quien a los pocos días vio cómo la mayoría de sus compañeros que se habían negado a hacerlo entendieron en qué consistía. “Somos un equipo de trabajo y acá prima el resultado. Claro que al compartir todo un año de entrenamientos, trabajos y sufrimientos, nos unimos con cosas como esta y así superamos los días más difíciles”, asegura Cárdenas.

“No tengo cábalas. Realmente soy aferrado a Dios. Oro todas las mañanas para agradecerle por todo lo que me ha dado. Pido por mi familia, por mis compañeros y bendigo a todos los que me rodean para que las cosas salgan bien”, dice El Gato, como para dejar claro que lo de pintarse el pelo no tiene nada que ver con una cábala sino que es un elemento de motivación y unión para su equipo.

La vuelta no ha sido fácil, a pesar de que la montaña se redujo un poco en comparación con los años anteriores. Claro que el líder del Formesan demostró ayer que tiene mucho para dar, al ganar la octava fracción, la considerada etapa reina, que llegó a Manizales. Así, se encuentra aún más motivado de cara al final de la competencia en la que su equipo se ha visto combativo. “Creo que no hemos fallado, lo que tenemos lo hemos dado. Hicimos el pronóstico de estar dentro de los cinco primeros y lucharemos para cumplirlo. Lo que falta es lo más complicado y lo que realmente termina definiendo todo, así que habrá que cuidarse para estar fuerte psicológica y físicamente”. 

Gran etapa, pero pocos cambios

Precisamente Félix ‘El Gato’ Cárdenas se impuso ayer en la octava etapa de la edición 64 de la Vuelta a Colombia, un recorrido de 199 kilómetros, buena parte de ellos en ascenso, entre Pereira y Manizales.

El líder del equipo Formesan Bogotá Humana atacó en la última subida y superó en la línea de meta al boliviano Óscar Soliz.

Miguel Ángel Rubiano, del Team Colombia, mantuvo el primer lugar de la clasificación general de la prueba, ahora seguido por Luis Felipe Laverde, a 39 segundos. 

[email protected]

 

últimas noticias