Una nueva oportunidad para los velocistas en el Tour

Hombres como Andre Greipel, Peter Sagan, Mark Cavendish o Marcel Kittel serán los que definirán la sexta etapa de la ronda francés.

Kittel y Coquard definieron la cuarta etapa del Tour de Francia. Foto: AFP

Los montes del Cantal tan verdes, y sus praderas de turba, fueron la preparación para el gran duelo en los Pirineos. Fue un abrebocas del mano a mano que tendrán Nairo y Froome este fin de semana. Le Lorian vio vestirse de amarillo a un clasicómano como Greg Van Avermaet (BMC) que logró su segunda victoria en un Tour. Pero antes de seguir ascendiendo, bajamos de nuevo, esta vez al Sur de Francia para una etapa que puede llegar a sorprender a los que se atreven a calificar la jornada de “tranquila”. (Vea el perfil y datos de la sexta etapa en nuestro especial del Tour)

Los tres puertos del día (dos de tercera categoría y una de cuarta) no reflejan como deberían el recorrido rompepiernas que deberá afrontar el pelotón durante los 190,5 km de etapa. Los que todavía esperan su turno para subir al podio, como Andre Greipel, Alexander Kristoff o Bryan Coquard tienen una última oportunidad antes de que llegue la primera tanda de montaña. Otros como Mark Cavendish, Peter Sagan o Marcel Kittel buscarán sumar un triunfo más para su palmarés en este Tour.

En los primeros kilómetros de la etapa se destaca un pequeño repecho en Montsalvy, después el pelotón iniciará un descenso de un poco más de 500 metros, en el que seguramente algunos pedalistas aprovecharán para formar la fuga del día, que tomará forma antes de llegar al primer puerto de tercera categoría en Col des Estaques a los 62 kilómetros. Este ascenso es de dos kilómetros un 6% de desnivel, el cual será el más duro de la etapa. Después vendrán dos ascensos más y un terreno con varias ondulaciones que terminará en un plano perfecto para velocistas.

Será la segunda vez en la historia del Tour que una etapa llegue a Montauban. Desde 1998 la ronda francesa no llegaba a esta ciudad que vio nacer a Didier Rous, campeón francés de ruta en el 2001 y en el 2003. En esa ocasión el ganador de la fracción, que también fue de 190,5 kilómetros, fue el francés Jacky Durand, buen presagio para un pedalista como Coquard, quien en la etapa del martes no pudo subir al podio tras perder por un pelo ante Marcel Kittel.

"El Tour de ha puesto más difícil"

Contador perdió 33 segundos ante Froome y Nairo en la meta del Lioran, que cruzó el 30º, solo, ni un rival ni un compañero de equipo a su lado, y herido. Unos segundos delante de él entró su compañero Rafal Majka, que había estado en fuga todo el día; y también, delante, por un suspiro, otro corredor del Tinkoff, Roman Kreuziger, el checo al que vocearon sus directores por el pinganillo cien veces que se quedara con su líder y que no lo hizo alegando no haber oído nada, y ya marcha 18º en la general, 1 minuto y 10 segundos mejor que su jefe. Esos son los hombres de confianza que debían haber ayudado al español a ganar su Tour.

"Sí, en el último kilómetro hubo un poco de desorganización en el equipo, pero no hay que darle más vueltas", dijo simplemente Contador, quien después de dos caídas, con una pierna renqueante e hinchado por el cambio metabólico producido en su organismo por los golpes, se encuentra a 1 minuto y 21 segundos de los otros favoritos para la victoria final. "La pierna izquierda es la que no funciona, y ese es el problema. Quizás hay que pensar en qué otras posibilidades tengo en vez de luchar por la general. Estoy para luchar, pero mi cuerpo necesita tiempo de recuperación. El Tour se ha puesto más difícil".