Una Vuelta impredecible

Si Giro y Tour han sido espectaculares la Vuelta a España nos va a hacer sufrir y gozar porque dos colombianos van a ser figuras estelares de la carrera, como ocurrió en las dos pruebas que le antecedieron, que dejaron un subcampeonato de Chaves y un tercer lugar de Nairo.

Nairo Quintana a la llegada de la tercera etapa de la Vuelta a España. Foto: AFP

Cuando, en plenos Juegos Olímpicos, le dimos un vistazo al recorrido de la Vuelta a España, pensamos que la carrera iba a comenzar en serio en la décima etapa, una que recordamos por la victoria y el primer liderato de un colombiano, Lucho Herrera, en 1987.

Revisando el recorrido, y en especial sus perfiles, nos encontramos con un diseño estilo Tour de Francia en el que en los primeros nueve días sólo se encontraban fracciones llanas o máximo con premios de montaña de segunda categoría. En ese recorrido por esa Galicia hermosa, la única provincia española en la que predomina el verde, nadie pensaba que en cortos pero durísimos ascensos iba a presentarse una batalla entre los aspirantes a la victoria. Pero hubo una circunstancia que desató la tempestad: la pérdida de 52 segundos de Alberto Contador en la crono por equipos y en especial su desfallecimiento en la primera dificultad montañosa. Ahí fue Troya. Porque el Movistar quiso quitarse de encima a quien era considerado el rival más fuerte y  atacó con todo. Eso provocó el vuelco y va a hacer de la prueba una lucha sin cuartel y por ello en estas etapas que siguen hasta llegar a Los Lagos de Covadonga tanto el Sky como el Movistar van a buscar dejarlo fuera de acción antes de comenzar la segunda mitad de la prueba en la que habrá seis días de montaña terribles.

Este lunes, marcado por el accidente que sufrió una de las estrellas colombianas, Miguel Angel “Supermán” López, que desafortunadamente lo deja sin opción alguna, cambió todo el panorama: Froome, Valverde, Chaves y Quintana parece que van a ser los “chachos” de la Vuelta y habrá que ver si el que puede sacar ventaja es Esteban Chaves, quien llega fresco porque desde el Giro no ha estado en ninguna carrera importante o si la fortaleza de Froome, Valverde y Quintana sacará ventaja. Ya el boyacense admitió ayer que se nota en las piernas que el Tour ha dejado su huella. Y se agiganta la verdadera estatura de Valverde quien con Giro, Tour y Olímpicos a su espaldas aún tiene restos para estar en primera fila.

De acá en adelante llueven las incógnitas: ¿seguirá la Vuelta al ritmo infernal en que se está corrIendo? ¿Froome, Valverde y Quintana se van a reventar el día menos pensado? ¿Contador seguirá dejando girones de piel en cada ascenso? ¿Con qué restos se va a llegar a etapas como las que terminan en Lagos de Covadonga, L Aubisque, al que le preceden tres altos de primera categoría, Llucena que tras un duro recorrido tiene en los cuatro kilómetros finales rampas que llegan al 23 %? ¿Se definirá el título un día antes de la llegada a Madrid cuando se suba al Alto de Antana, de categoría especial y con cuatro premios de segunda categoría en el camino?

Si Giro y Tour han sido espectaculares la Vuelta a España nos va a hacer sufrir y gozar porque dos colombianos van a ser figuras estelares de la carrera, como ocurrió en las dos pruebas que le antecedieron, que dejaron un subcampeonato de Chaves y un tercer lugar de Nairo.

Temas relacionados

 

últimas noticias