Las luchas de Steven Calderón

Noticias destacadas de Ciclismo

Luego de correr en Europa y sufrir la falta de actividad por la pandemia del COVID-19, el ciclista oriundo de Soacha contrajo el virus y no pudo disputar la edición actual de la Vuelta a Colombia, que finaliza este domingo en Medellín. Ganar esa competencia es su máximo sueño.

Cuando cursaba grado décimo, Steven Calderón Porras comenzó a alternar sus labores académicas con su amor por la bicicleta. Con 14 años ingresó a una escuela de formación de ciclismo de su natal Soacha, con el objetivo de llegar a correr en Europa. Entró a la Liga de Cundinamarca y en un chequeo antes de ir al Viejo Continente se estrelló contra una vaca. Iba en el aparato de contrarreloj, con la posición aerodinámica y sin las manos en los frenos, por lo que no alcanzó a parar y terminó en el suelo con la clavícula fracturada.

Lea también: La casa digna de Diego Camargo, el nuevo capo del ciclismo colombiano

La tristeza colmó las entrañas de Steven. Pero no se rindió, se recuperó y alcanzó a ir a España a pedalear. En 2015, con 21 años, corrió el Clásico RCN con el equipo Strongman y fue el campeón de la clasificación sub-23. En la etapa reina, se fugó en La Línea y se dirigía solo a meta. Sin embargo, a falta de 100 metros, Álvaro Duarte (hermano de Fabio Duarte, quien es campeón de la Vuelta a Colombia) aceleró y cruzó primero.

“Son las cosas del ciclismo, pero afortunadamente pude pasar la Línea de primero y eso me queda a mí en la mente para siempre”, recordó Calderón Porras en diálogo con El Espectador. En la escuadra en la que vivió esa experiencia compartió con el ecuatoriano Richard Carapaz, campeón del Giro de Italia 2019 y segundo en la reciente Vuelta a España. “Él tiene un mentalidad exuberante. Es un corredor con mucha fuerza. Le aprendí a siempre tener los objetivos claros. Él, cuando se los propone, los logra”.

Steven volvió a Europa a correr diferentes competencias y casi siempre terminaba en los primeros diez de la clasificación general. Por eso, el profesor Jairo Monroy hizo el contacto con el Ebsa que dirige el hombre más ganador en la historia de la Vuelta a Colombia y el Clásico RCN: Rafael Antonio Niño. Calderón ingresó al equipo a principio de este año, pero los planes se fueron al piso por la pandemia –aún vigente- del nuevo coronavirus.

Cuando se reanudaron las actividades ciclísticas, el Ebsa le hizo un nuevo contrato al corredor de Soacha, quien comenzó a preparase con dedicación para disputar la actual Vuelta a Colombia y el venidero Clásico RCN (del 29 de noviembre al 6 de diciembre). Solo salía de su casa a entrenar y tomaba todas las precauciones para no contagiarse. Una semana antes de la Vuelta, su hermano lo dejó en el terminal del norte de Bogotá, él tomó un bus y llegó a Tunja. En la capital boyacense le hicieron la prueba del COVID-19 y dio positivo.

“Antes de viajar me sentía extraño, como con debilidad en el cuerpo, pero pensé que era por el duro entrenamiento que había hecho. En Tunja, con más frío, me comenzó a dar una tos breve y, después, congestión, dolor de cabeza, mareos, nauseas y depresión. Síntomas que cada día se van acentuando. Además, pérdida del olfato y del gusto”, relató el pedalista, que debió retornar a Bogotá con sus ilusiones rotas. Actualmente se encuentra aislado y entrenando con rodillos y simuladores, porque no dejará de luchar y no puede permitir que el cuerpo pierda su forma.

(César Cueto: la zurda poética que brilló en América y Nacional)

El ciclista soachuno está a la espera de ser convocado por Rafael Antonio Niño para el Clásico RCN, aunque admite que no estaría en las mejores condiciones. Con su historia busca concientizar a las personas de la realidad de un virus tan difícil de entender, que ni su novia ni sus padres ni su hermano, con quienes tuvo contacto, lo contrajeron.

Por ahora, Steven Calderón, un corredor bueno en la media montaña y los descensos, esperar dar negativo en la prueba que le harán la próxima semana, días después de que finalice la Vuelta a Colombia, la carrera que “siempre ha sido mi sueño”. El 25 de diciembre pasará a tener 27 años y de Navidad y cumpleaños pedirá que en la próxima temporada pueda triunfar en las carreteras del país.

@SebasArenas10

Comparte en redes: