Clemente Rojas y Alfonso Pérez

Los primeros dos bronces de Colombia en la cita olímpica.

La medalla de plata que obtuvo el tirador colombiano Helmut Bellingrodt en los Juegos Olímpicos Munich 72 parecía un botín suficiente para la delegación nacional, pero el boxeo le tendría reservadas al país otras dos alegrías.

Dos pegadores cartageneros serían los encargados de hacer lucir de nuevo la bandera colombiana en el podium olímpico: Alfonso Pérez en la categoría de ligeros y Clemente Rojas en el peso pluma.

Pérez había obtenido plata en los Juegos Panamericanos de Cali y una buena figuración en los Juegos Centroamericanos en Puerto Rico, en diciembre de 1971, en donde Colombia fue subcampeón. Sin embargo la preparación no fue la ideal y por esa razón no se esperaba mucho de la selección de boxeo. Sin embargo poco a poco Colombia fue dando literalmente golpes de gracia y avanzando contra todo pronóstico.

La presea de Alfonso Pérez fue conquistada así:
El 1º de septiembre debutó ante Peter Odhiambo, de Uganda. El colombiano se fue adelante desde el primer asalto, dominando con su potente jab. Pérez ganó por decisión unánime.

Dos dias despues se enfrentó a Karel Kaspar de Chacoslovaquia, a quien venció en una dura pelea. El seis del mismo mes , con votación 3-2, derrotó a Erasian Doruk de Turquía. Tres jueces vieron ganador a Pérez 59-58, otro al turco 58-57, y el restante dio empate 58- 58.

El cierre de la participación de Alfonso Pérez fue considerada injusta en la apreciación de los jueces. Su último combate fue ante Laszlo Orban de Hungría, quien para muchos analistas se quedó injustamente con la medalla de plata, dejando en tercer lugar al Colombiano.

Por su parte Clemente Rojas comenzó su camino hacia la medalla pluma al vencer a Dale Anderson de Canadá, por decisión de los jueces. Posteriormente, su rival de turno el búlgaro Kountcho Kountchev de Checoslovaquia, fue descalificado por no dar el peso en la báscula. Rojas sin pelear, paso a la siguiente fase.

El 7 de septiembre, dos días después del triste episodio en el que murieron asesinados en la Villa Olímpica 11 deportistas de la delegación de Israel, a manos del comando terrorista palestino Septiembre Negro, el boxeador cartagenero gano su pelea ante el español Antonio Rubio , quien cometió una falta al propinarle al colombiano un golpe bajo, por lo que el juez lo descalificó. Rojas ya era medalla de bronce y tenía la posibilidad de pelear por la de plata. El rival era Philip Waruige de Kenia. En un fallo bastante discutido el colombiano perdió por decisión dividida 4-1.

Con tres medallas, una de plata con Helmut Bellingrodt, y las dos de bronce en boxeo, gracias al coraje de Clemente Rojas y Alfonso Pérez, Colombia se convirtió en el orgullo de Sudamérica en Munich 72.