Colombia perdió 3-2 ante Costa Rica: Prueba fallida

Tras haber asegurado el paso a cuartos, Pékerman cambió a 10 de los titulares para darles descanso y oportunidad a los nuevos, pero el ensayo salió mal. La tricolor igual avanzó a los cuartos de final. Espera por Brasil o Perú.

James Rodríguez ingresó en el segundo tiempo pero nada pudo hacer para remontar la derrota ante los ticos./AFP.
James Rodríguez ingresó en el segundo tiempo pero nada pudo hacer para remontar la derrota ante los ticos./AFP.

Simplemente no le salió el plan a José Pékerman. Su intención de darle minutos a los nuevos y descanso a los que habían actuado en los dos primeros partidos, como lo había hecho en el Mundial de Brasil 2014, no dio resultados. Primero, porque se perdió 3-2 ante Costa Rica. Segundo, porque igual tuvieron que ingresar y desgastarse tres de los mejores jugadores del equipo: James Rodríguez, Edwin Cardona y Juan Guillermo Cuadrado. Y tercero, porque se perdió la posibilidad de avanzar como líder del grupo.

Claro que a pesar de la derrota, la tricolor ya había asegurado su paso a los cuartos de final de la Copa América Centenario y ahora espera rival en esa fase para el juego que se disputará el próximo viernes 17 de junio en el estadio Metlife de Nueva Jersey, ante Brasil o Perú (el que termine primero del grupo B).

A pesar de los cerca de 35 grados de temperatura que estaban haciendo en Houston, en el estadio el calor no se sintió, pues el moderno escenario del NRG cerró su techo y con aire acondicionado la temperatura interna del escenario fue agradable, ideal para jugar fútbol. 45.808 personas entraron al juego, en su mayoría colombianos, que alentaron hasta el final, pero de nada sirvió.

Ocho de los once titulares que eligió el técnico José Pékerman son de la selección sub-23, lo que es una muestra clara de que la idea inicial para el partido de anoche era darle minutos a los jóvenes y aprovechar las circunstancias para que los jugadores titulares tuvieran descanso. No obstante, el funcionamiento del equipo no fue el esperado y sufrió más de la cuenta ante los costarricenses.

Tras ir perdiendo 2-1 en el primer tiempo, con goles de Johan Vanegas y gol y autogol de Frank Fabra, en la parte complementaria ingresaron James Rodríguez, Edwin Cardona y Juan Guillermo Cuadrado, pero con eso no fue suficiente para remontar el marcador y se terminó cayendo 3-2, con tantos de Celso Borges por parte de Costa Rica y el descuento de Marlos Moreno.

Otro error de Pékerman fue que no se incluyó como incialista a un jugador con capacidades de creación. El elegido para cumplir esa función fue Sebastián Pérez, pero su oficio habitual es el de marcar y entregar fácil y rápido, más no el de ser el guía de un equipo. Y precisamente lo que se buscó en la segunda parte, ingresando a James y Cardona, fue ganar la mitad de la cancha y generar fútbol. Pero se arriesgó atrás y los  ticos aprovecharon la gran oportunidad de cerrar con un triunfo su participación en esta Copa.

Colombia lo hizo todo por remontar, pero simplemente no estaban en su día. Se cometieron fallas en la definición y se notó la ansiedad de querer marcar como fuera.

Pero de las derrotas hay que levantarse y aprender y desde el mismo momento que el partido terminó el técnico argentino asumió esa actitud. Cuando vio que sus jugadores iban a discutir con el árbitro José Argote, corrió hasta el centro de la cancha para evitar alguna expulsión que afectara al equipo en la próxima ronda.

Hoy se conocerá el rival de Colombia. Será ante el líder del grupo B, que por ahora es Brasil, sin embargo, los pentacampeones del mundo enfrentarán hoy a Perú y pondrán en juego el liderato. El sueño de la Copa sigue intacto. 

Temas relacionados