Creer

Noticias destacadas de Opinión

“La mejor manera de saber si puedes confiar en alguien es confiando”, Ernest Hemingway

Cuando los directivos de Millonarios tomaron la decisión de contratar al profesor Alberto Gamero fue porque consideraron que era la persona idónea para desempeñar el cargo en uno de los equipos históricos y grandes de nuestro país futbolero. Ahora, por diferentes circunstancias, no se le están dando los resultados adecuados para estar mejor ubicado en la tabla de posiciones. Es el momento para respaldarlo, apoyarlo y seguir creyendo en toda su capacidad para sacar adelante este proyecto deportivo.

La credibilidad es la base del liderazgo y debe ganarse con el tiempo mediante la calidad de las relaciones y la demostración de nuestras capacidades. Entre las características de la credibilidad están la honestidad, la capacidad, la competencia, la personalidad inspiradora y la resiliencia.

Si bien es cierto que hace ya varios torneos Millonarios no ha obtenido los resultados necesarios para estar disputando lugares importantes en el fútbol colombiano, es el momento para unir fuerzas entre todos los estamentos de la institución (directivos, cuerpo técnicos, jugadores, personal administrativo y aficionados) para salir adelante como un verdadero club grande del fútbol colombiano y con reconocimiento internacional.

En estos momentos, con la situación económica que estamos viviendo por causa de la pandemia, los equipos se han visto muy afectados en sus finanzas y seguramente esto ha impedido hacer grandes contrataciones, pero ha obligado a darles la oportunidad a los jugadores jóvenes de sus divisiones menores, combinados con aquellos de mayor experiencia en el fútbol. Por eso estos futbolistas menores deberían aprovechar al máximo la oportunidad de empezar a ganarse un lugar en el profesionalismo, haciendo bien las cosas dentro y fuera del terreno de juego y dejándose orientar por el cuerpo técnico y por sus compañeros de trayectoria.

Por otro lado, el equipo debe asimilar rápidamente la idea de juego que quiere inculcarles el técnico Gamero, entender que están representando a una gran institución y por eso deben entregar su máximo rendimiento en la cancha. También fortalecer, especialmente en este momento de dificultad, la parte mental del equipo para asumirlo con mayor resiliencia y salir adelante.

Hay que creer en este proceso deportivo, en el equipo y en su técnico, Alberto Gamero.

Comparte en redes: