Muriel y Duván

Noticias destacadas de Deportes

Luis Fernando Muriel completó cinco partidos consecutivos marcando gol, suma diez en la presente temporada y, lo mejor, anota una vez cada 29 minutos. Lo increíble es que es suplente habitual en el equipo de Gasperini.

Duván Zapata volvió a anotar el sábado ante Benevento y llegó a siete en la temporada, cuatro en la última semana y está a dos de alcanzar a Papu Gómez como segundo goleador histórico del Atalanta. Habitualmente Gasperini confía en él como titular en lugar de Muriel.

Casi nunca, en esta temporada, solamente una vez, pudimos verlos a los dos al tiempo. Atalanta juega con dos delanteros definidos. Por la derecha va Ilicic, y Zapata o Muriel juegan como nueve de área, pero con funciones por la izquierda.

Muriel tiene mejor media distancia, sus recorridos son cortos pero explosivos y no pisa tanto el área como su paisano. Zapata, en cambio, es habitante de la zona de peligro rival, se mete entre los centrales y les gana la posición con facilidad, sirve como pivote de espaldas al arco; tiene potencia, que es la sumatoria de velocidad con fuerza, para llevarse a dos o tres rivales al mismo tiempo. Además, a diferencia de Muriel, tiene juego aéreo.

Podría interpretarse que Zapata es el titular porque ayuda a desgastar a los defensas contrarios. De alguna manera, cuando Muriel entra ese trabajo ya está hecho. Ahora, no es solamente Zapata; la presión alta de Atalanta es envidiable en cualquier lugar del mundo. Es un equipo que incluso cuando pierde la pelota trata de recuperarla antes de que el rival elabore juego. El que juegue contra ellos debe saber que durante gran parte del partido enfrentará a su defensa con los volantes y delanteros de Gasperini.

Desde ese punto de vista, los dos colombianos se complementan sin que sea necesario que estén juntos. Trabajan el uno para el otro de manera silenciosa. Pero en la selección es distinto. Zapata como nueve de área y Muriel entrando desde afuera por la izquierda tendrían que jugar juntos. Es el principio de las microsociedades el que tendría que imponerse bajo sana lógica. Entrenan juntos, concentran juntos, casi que viven juntos y entre los dos pueden ser la dupla que más goles marca en el momento en el continente, aun sin que estén los dos al tiempo en la cancha. Es casi curiosa la situación, pero definitivamente responde a las necesidades particulares del entrenador.

Estamos hablando de dos jugadores de 29 años. No es que sean el futuro de la selección. Es que son el presente y los que vienen detrás están lejos. Llegó la hora de aprender a jugar sin Falcao y los números juegan en favor de Muriel y Zapata, pero que cuando se vistan de amarillo salgan a la cancha juntos.

Comparte en redes: