Ahora, a pensar en Rusia 2018

Luego de la derrota ante Argentina, el combinado nacional se enfocará en preparar las eliminatorias para ganar un cupo en el próximo mundial de fútbol. Ese será el nuevo desafío de José Pékerman con la selección.

El seleccionado nacional cayó ante Argentina el viernes, luego de jugar un regular partido que se definió desde el punto penal. / AFP

La Copa América de Chile 2015 fue una montaña rusa para la selección de Colombia. El pasado viernes en la noche llegó el capítulo final luego de que José Pékerman y sus dirigidos cayeran en una complicada definición por penaltis ante Argentina.

Sin lugar a dudas, el partido disputado en el estadio Sausalito de Viña del Mar fue especial. La manera en la que los jugadores de ambos bandos dejaron todo dentro de la cancha evidenciaba su hambre de triunfo. Los dos planteles sabían que no había más oportunidades y que un cupo a las semifinales del torneo más antiguo del mundo era el premio para el ganador. Cualquiera podía triunfar y era cuestión de inspiración de los futbolistas la que podía inclinar la balanza hacia alguno de los dos lados. Pero esta vez la balanza no se inclinó ni por Argentina ni por Colombia, y finalmente los penales fueron los jueces de este duelo.

A pesar de la tristeza que trae consigo la derrota, este grupo debe pensar desde ya en su siguiente reto. Seguramente Pékerman y su cuerpo técnico tomaron nota atenta de los aspectos a mejorar luego de esta Copa América y trabajarán para corregirlos de cara a las eliminatorias a Rusia, que comenzarán en octubre. Atrás se debe dejar el traspié con Venezuela del debut, la histórica victoria frente a Brasil y el insípido empate frente a Perú. También es momento de pasar la página del choque contra los argentinos y empezar a pensar en la fórmula para restablecer plenamente la identidad de juego que tantas alegrías le ha traído al país, con goles, generación de fútbol por los costados y toque de balón a ras de piso.

Un escalón hacia Rusia

El propio Pékerman había asegurado en los meses previos al inicio de la Copa América de Chile, que este sería un torneo preparativo para el Mundial de Rusia 2018 y que se constituía en un escalón para que Colombia llegara a la segunda Copa del Mundo de manera consecutiva bajo su dirección. “Hay muchos jugadores que están buscando sus oportunidades para llegar al equipo, y nosotros debemos seguir buscando en el corto y en el largo plazo a esos futbolistas jóvenes, para que no nos sorprenda el tiempo y tener en los momentos justos los recambios adecuados”. Esas fueron las palabras del estratega argentino durante uno de los amistosos que se jugaron en Oriente Medio hace dos meses, cuando fue consultado sobre la manera en que iba a suplir la salida de varias fichas experimentadas del equipo, como Mario Alberto Yepes y Amaranto Perea.

“En principio siempre he mirado con respeto el trabajo de los juveniles, porque estas últimas selecciones han dado muy buenos jugadores. Hemos visto las condiciones de todos y hay muchos chicos con posibilidades y nos parecía que este era el momento de inicio y conocimiento”, añadió el estratega de 65 años, quien además explicó que siempre es bueno renovar con jugadores juveniles, porque es crear en el fútbol colombiano una mística y unos valores, como los que mostró la selección en el Mundial. “Entre más jóvenes se impregnen será mejor, como lo hicieron los que hoy están”, fueron sus palabras textuales.

“Siempre hay que ampliar el número de jugadores con posibilidades de estar en la selección de Colombia. Muchas veces los tiempos de la selección no dan la posibilidad de preparar a un jugador para que sea un reemplazo. Queremos tener a otros futbolistas que estén capacitados para cumplir esos papeles en el equipo. De cierta manera en la Copa cumpliremos con ese objetivo. Con la consolidación de jugadores importantes para suplir esas necesidades”, agregó el seleccionador de 65 años.

Asimismo, Pékerman habló de la importancia que tenía este torneo como una posibilidad para que varios futbolistas contaran con minutos, pues no se les había dado continuidad en sus equipos, como en el caso de Radamel Falcao y Cristian Zapata, y otros que venían de sufrir prolongadas lesiones como Juan Camilo Zúñiga. “Estamos lejos del equipo que jugó el Mundial, por la actualidad. Hay muchachos que han cambiado de clubes, algunos sin fortuna porque han jugado poco. Además, la fatalidad de las lesiones es un hecho que no podemos dejar pasar por alto. Por eso digo que lo fundamental de esta convocatoria es reunir a los jugadores porque necesitamos que el equipo entre en la dinámica previa a una ronda importante, que volvamos a repasar cosas que hicimos previas al Mundial”, indicó al respecto el timonel colombiano.

Si bien en la Copa América que se disputa en territorio austral la tricolor dejó algunas deudas, como el convertir tan sólo un tanto en los cuatro partidos que disputó, hay que sacar provecho de los puntos positivos para el combinado colombiano. Esto es un proceso y debe continuar su curso, algo a lo que el fútbol colombiano no estaba acostumbrado. Como lo dijo el capitán y uno de los líderes de la selección de Colombia, Radamel Falcao García, “nuestro objetivo principal es ir mejorando y prepararnos para la Copa del Mundo de Rusia 2018”.