Las alternativas de Pékerman en la marca

Luego de la lesión de Edwin Valencia y la sanción a Carlos Sánchez, el técnico argentino está obligado a cambiar su dupla de volantes de contención para los cuartos de final.

AFP

El partido de Colombia ante Perú no sólo fue lamentable para la tricolor por el mal nivel de juego mostrado y la falta de generación de fútbol, sino también por la grave lesión de rodilla que sufrió el volante vallecaucano Edwin Valencia y la amarilla que vio el chocoano Carlos Sánchez, dupla de marca que venía haciendo un buen trabajo y que no podrá actuar este viernes ante Argentina en el juego de cuartos de final de la Copa América de Chile 2015. El técnico José Pékerman deberá probar en estos días de entrenamiento las alternativas para cubrir esos puestos y armar un equipo equilibrado en poco tiempo.

Valencia se perdió el Mundial de Brasil 2014 por una lesión. Su gran sueño de estar en una Copa del Mundo no se pudo cumplir porque Pékerman consideró que el nacido hace 30 años en San Antonio de los Caballeros, en Florida (Valle), no estaba en condiciones físicas. “Las lesiones y los problemas que ha tenido Valencia durante este tiempo no permiten el rendimiento que la selección requiere”, dijo en su momento el DT argentino. Ahora, justo cuando estaba viviendo su “mundialito” en esta Copa América, Edwin se vuelve a lesionar. En una acción de juego normal fue a disputar un balón y la rodilla izquierda se le trabó, causándole un dolor que lo sacó inmediatamente del partido.

Tras los exámenes médicos, que se realizaron ayer, se confirmó una rotura de ligamentos que lo alejará mínimo seis meses de las canchas, por lo que también se perderá el inicio de la eliminatoria al Mundial de Rusia 2018 A esa lesión hay que añadir la fatídica noticia que representó la tarjeta amarilla a Carlos Sánchez, quien venía siendo toda una roca en la mitad del campo y al acumular dos tarjetas amarillas no podrá jugar ante Argentina en Viña del Mar.

Estos dos hombres habían cumplido con una buena función, sobre todo en marca. Aunque eran pocos los partidos disputados juntos, se compenetraron de buena manera y reemplazaron bien al lesionado Abel Aguilar, quien no pudo ser tenido en cuenta por una fractura en el tobillo derecho. El dolor de cabeza es ahora para Pékerman, porque, teniendo en cuenta que en esta nómina tampoco está Freddy Guarín, lesionado, sólo cuenta con Alexánder Mejía en el banco y tendrá que buscarle un socio ideal con lo poco que tiene a su disposición.

La primera alternativa que contempla es ubicar un defensor central en la zona de marca. Y para no tocar mucho al equipo, lo ideal sería dejar la dupla de zagueros con Cristian Zapata y Jeison Murillo y las opciones en la mitad serían Pedro Franco y Carlos Valdés. De estos dos, Franco es el que mejor conoce la posición. De hecho, cuando estaba en Millos jugó varios partidos allí, cumpliendo con buenas presentaciones. Su contra es que no es rápido, y para enfrentar a un equipo con tanta velocidad en el ataque como Argentina sería necesario contar con alguien más veloz allí.

Santiago Arias es otra opción. El antioqueño tiene como principal virtud la polivalencia y ha cumplido en las posiciones en las que ha actuado. Es rápido, efectivo en el uno contra uno y seguro en la salida. Ante Perú, cuando debutó en esta Copa América, tuvo la oportunidad de ser lateral derecho y lateral izquierdo, y en las dos zonas del campo en las que jugó lo hizo bien. Su contra es que solamente ha jugado como volante de marca en entrenamientos, en los que Pékerman lo ha utilizado ahí, pero en ningún partido oficial ha ejercido en esa posición.

Esas dos parecieran ser las alternativas más claras para el DT argentino, aunque también existe la posibilidad de que arriesgue e ingrese a un jugador con características ofensivas y no tanto de marca. De hecho, Edwin Cardona ha sido utilizado en entrenamientos por delante del volante de marca, haciendo una línea de tres mediocampistas ofensivos (Cuadrado, Cardona y James), con Cuadrado y James cumpliendo doble función por las bandas. Algo parecido a lo que hace el 10 en el Real Madrid. Cardona le ayudaría al equipo en la generación de fútbol, un logro pendiente en la primera fase de esta Copa América; además podría ser un socio ideal de los otros volantes ofensivos. A ellos tres se sumaría un obrero como Teófilo, quien cuando tiene que echarse unos metros para atrás lo hace sin problemas.

No es mucho el tiempo que hay para armar el equipo y, sea cual sea la determinación, tocará improvisar, quizás porque en el momento en que se hizo la convocatoria no se tuvo en cuenta que, con la lesión de Aguilar y Guarín, faltaba un jugador más de esas características. Se pasó a los cuartos de final como mejores terceros y el premio a la mediocridad es enfrentar a un grande como Argentina, que, por cierto, no ha mostrado precisamente ser ese equipo superior que terminó subcampeón en el pasado Mundial de Brasil 2014. Claro que tiene a Messi, quien tiene pensando a Pékerman en la fórmula para detenerlo sin sus hombres de confianza en la mitad de la cancha. Todo un reto.