Argentina-Chile, a la conquista de América

Chile y Argentina buscan este sábado, desde las 3:00 p.m. (gol caracol), el título de la edición 44 de la Copa América. El colombiano Wílmar Roldán es el juez central.

La selección de Chile se prepara para el crucial juego de hoy frente a Argentina, por el título de la Copa América. Foto: AFP

Llegó la hora de la verdad para Chile y Argentina en esta edición, la 44, de la Copa América. Luego de 25 días de fútbol en territorio austral, ambas selecciones buscarán levantar el trofeo que distingue al mejor equipo del continente en un duelo que tendrá lugar en el estadio Nacional de Santiago desde las 3:00 p.m., con transmisión del Gol Caracol, y que contará con la presencia de cerca de 46.000 espectadores apostados en las graderías.

Por los lados del conjunto chileno, las horas previas al encuentro se han vivido de manera intensa, con ansiedad y en medio de una gran expectativa, pues están ante una oportunidad histórica: ganar por primera vez la Copa América. La responsabilidad de actuar como local también juega un papel importante y hace que los dirigidos por Jorge Sampaoli sientan esa presión en el interior del grupo. “Queremos que durante los noventa minutos de la final los chilenos nos demuestren todo su apoyo, que sea el momento de estar totalmente unidos”, aseguró el defensor José Rojas.

En Chile también son conscientes del gran peligro que representan dentro de la cancha algunos jugadores del equipo rival como Lionel Messi, pues en cualquier momento puede desequilibrar el encuentro con una sola jugada. Al respecto, Claudio Bravo, capitán de la roja, señaló que no va a ser sencillo marcar a Messi por todo lo que ha hecho. “Todo lo que Lionel ha demostrado es increíble. Sin embargo, en la final no vamos a ponerle una marca personal sino que tenemos que preocuparnos por Argentina, por todo el equipo completo”, añadió el arquero del Barcelona.

En las calles de Santiago el ambiente festivo por la final también se ha ido incrementando con el paso de las horas. “Invito a que todos los chilenos metamos antes del partido una foto de Messi en el congelador de la nevera para ver si a la hora del partido está frío y no juega nada ”, dice entre risas María, una vendedora ambulante de objetos alusivos a la selección chilena en una calle del centro de Santiago. “Vamos a ganar. Chile será campeón”, agrega emocionada la comerciante informal.

En sus 105 años de historia, Chile no ha ganado un solo título en competiciones oficiales. Fue tercero en el Mundial que se jugó en su territorio en 1962 y ha sido subcampeón de la Copa América en las ediciones de 1955 y 1956, cuando se conocía como Campeonato Sudamericano, y en las versiones de 1979 y 1987, perdiendo ante Paraguay y Uruguay, respectivamente.

Por su parte, Argentina jugará su tercera final de Copa América desde que se instauró el nuevo formato en 1993, con fase de grupos y luego llaves de eliminación directa. En aquella ocasión se impuso a México por 2-1 con un doblete de Gabriel Ómar Batistuta. Es por ello que la final de hoy es una oportunidad para que los dirigidos por Gerardo Martino terminen con una racha de 22 años sin alcanzar el título de este evento. Además de ganar la Copa América de Chile 2015, igualaría a Uruguay como el equipo con más títulos, pues llegaría a 15 estrellas.

Las estadísticas en enfrentamientos directos con sus vecinos también favorecen a los gauchos. De las siete veces que se han encontrado en terreno chileno por Copa América han vencido en tres ocasiones y las cuatro restantes terminaron en empate. Les convirtieron 56 goles a los chilenos mientras ellos les anotaron apenas 12 tantos. Es más, el último gol de Chile a Argentina en una Copa América fue hace 56 años, en el Campeonato Sudamericano de 1959.

Pero en Chile saben que derrotar a Argentina no es una misión imposible y tienen un equipo suficiente para llevar a cabo la hazaña. Ya lo hicieron una vez y fue en el mismo estadio Nacional de Santiago, en octubre de 2008, por las eliminatorias al Mundial de Sudáfrica 2010. Ese día la roja ganó 1-0 con gol de Fabián Orellana. De aquel partido histórico cinco jugadores siguen en el plantel dirigido por Jorge Sampaoli. Se trata de Claudio Bravo, Matías Fernández, Gary Medel, Jean Beausejour y Arturo Vidal. En Argentina siguen Martín Demichelis, Javier Mascherano, Lionel Messi y Sergio Agüero.

“Será una linda final, un partido importante y un reflejo de lo que fue el torneo. Chile es uno de los mejores equipos en esta Copa América. Para ellos debe ser un desafío grande por todo lo que significa”, dijo Sergio Agüero, uno de los miembros del seleccionado argentino que hablaron en la previa del decisivo duelo. “Ahora tendrán que jugar contra la Argentina. Es el segundo desafío importante que tienen después de Uruguay. Esperamos imponernos”, añadió el delantero del Manchester City.

La de hoy será una final esperada, a la que muchos le apostaron cuando rodó la pelota el pasado 11 de junio en la inauguración de esta Copa América. Argentina y Chile han sido las selecciones que mayor regularidad han mostrado hasta el momento en el torneo, pues finalizaron en el primer lugar de sus grupos y llegan invictas a esta final. Sin embargo, el favoritismo se lo lleva la albiceleste por la historia, por los jugadores que tiene y la contundencia que mostró frente a Paraguay en semifinales, donde pareció mostrar una identidad de juego definida. Por su parte, Chile buscará hacer de la localía un factor a su favor. También tiene jugadores como Jorge Valdivia, Alexis Sánchez y Arturo Vidal, que pueden brindar desequilibrio y sorpresa.

Cuando el árbitro colombiano Wílmar Roldán indique el comienzo de los noventa minutos finales se acabarán las estadísticas. Todo lo dicho en la previa quedará en el pasado y los 22 jugadores en cancha serán los encargados de escribir la historia y dejarlo todo en la cancha si quieren alcanzar la gloria.

En Chile la más probable formación será con Claudio Bravo; Mauricio Isla, Gary Medel, Milko Albornoz, Eugenio Mena, Charles Arangüiz, Marcelo Díaz, Arturo Vidal, Jorge Valdivia; Alexis Sánchez y Eduardo Vargas. En Argentina los inicialistas serían Sergio Romero; Pablo Zabaleta, Nicolás Otamendi, Ezequiel Garay, Marcos Rojo; Lucas Biglia, Javier Mascherano, Javier Pastore; Ángel Di María, Lionel Messi y Sergio Agüero.