“Argentina también tiene falencias”: Jackson Martínez

El delantero chocoano Jackson Martínez no ha tenido goles en esta copa américa. Contra la albiceleste espera revalidar su condición de artillero y poner a celebrar al país.

Aunque no está feliz por ser suplente, Jackson Martínez asegura que lo importante es el colectivo y que está siempre listo a aportar. / AFP
Los números de Jackson Martínez en la Liga de Portugal esta temporada son impresionantes. En los 4.020 minutos que estuvo en cancha, durante 49 partidos con el Porto, anotó 34 goles. De los delanteros que participan en la Copa América sólo lo superan Lionel Messi y Neymar, ambos del Barcelona, que alcanzaron 56 y 38 goles, respectivamente.
 
Y aunque Chachachá no logró levantar un título grupal, la semana pasada, luego de la victoria contra Brasil en el estadio Monumental de Santiago, fue notificado de que el Dragao de Oro, distinción que se le entrega al mejor jugador del club portugués al final de cada temporada, le había sido otorgado. Recibió la noticia con alegría y de inmediato hizo un reconocimiento a los directivos del Porto, a sus compañeros y, por supuesto, a Dios, en quien cree fervientemente y al que le atribuye todos sus éxitos desde que se convirtió en profesional. Era un premio a la dedicación y esfuerzo que mostró en cada uno de los partidos. “Me acabo de enterar que el FC Porto me atribuyó el Dragão de Ouro para Deportista del Año. Gracias a Dios es la tercera distinción que recibo en este equipo y no puedo dejar de agradecer a mis compañeros, porque sin ellos no me destacaría, a todo el cuerpo técnico, médico, equipo de apoyo y resto de las autoridades del club. Muchas gracias también a todos los aficionados por el apoyo constante”, aseguró el quibdoseño de 28 años.
 
Por esa razón se esperaba que Jackson llegara más motivado que nunca al partido contra Perú en el estadio Germán Becker de Temuco. Además de los tres puntos contra Brasil y el Dragao de Oro, la oportunidad de jugar más minutos en el equipo de José Pékerman estaba más cercana para Martínez, pues Carlos Bacca, quien fue inicialista contra Venezuela en el debut y jugó 14 minutos contra Brasil, cumpliría el primero de los dos juegos de sanción, luego de ser expulsado al final del enfrentamiento contra la verdeamarilla.
 
Y efectivamente ese voto de confianza por parte de José Pékerman se dio contra el equipo de la banda cruzada y entró en el minuto 65 en lugar de Radamel Falcao García, quien tuvo tan sólo dos opciones de gol en el encuentro. Con el chocoano en cancha, el cuerpo técnico buscaba darle mayor dinámica en ataque al equipo colombiano y generar más opciones de gol. Sin embargo, sólo tuvo tres ocasiones para abrir el marcador, pero no estuvo fino a la hora de definir. Logró conectar un remate en el área que se fue desviado por encima del arco defendido por Pedro Gallese. Otra de cabeza que pasó muy cerca del pórtico y una tercera, luego de una incursión por banda derecha, que fue detenida por Gallese.
 
Lamentablemente Jackson y todo un país se quedaron con ganas de celebrar un triunfo frente al onceno dirigido por Ricardo el Tigre Gareca, que de paso les asegurara la clasificación a cuartos de final, por lo que sufrieron más de lo esperado. Finalmente, Brasil derrotó a Venezuela y la tricolor alcanzó uno de los ocho cupos para la siguiente instancia.
 
“La selección de Colombia ha estado buscando los espacios para atacar, pero los rivales se cierran muy bien atrás. Nos ocupan los espacios de manera efectiva y eso nos dificulta las cosas. Perú fue una muestra de ello, de que buscamos por todos los medios, pero no se pudo”, respondió el exdelantero del DIM y de Jaguares de Chiapas cuando le fue preguntado si a la selección nacional le hacía falta gestación de juego o definición de las oportunidades que tenía.
 
Sobre su actuación en lo que va corrido de este campeonato, Jackson afirmó que se ha sentido a gusto y que lo importante no es pensar en individualidades sino en el equipo. “La verdad es que contra Perú me sentí bien, siempre estoy esperando la oportunidad de jugar con la selección y estoy preparado para cuando me necesiten. Voy con toda seguridad al campo de juego, siempre y cuando el técnico así lo considere. No importa si son 5, 20 u 80 minutos. Lo importante es aportarle al equipo”.
 
Acerca de la selección argentina, rival del combinado colombiano en cuartos de final, el delantero afirmó que es un rival que tiene una calidad muy grande, pero que también ha mostrado grandes falencias en esta Copa América de Chile. “Es innegable que es una selección de gran calidad y eso hace que sea un partido difícil, pero ojo, que también tienen falencias, lo importante será cuidarnos bien”, dijo el atacante que aún no ha definido su nuevo equipo para la próxima temporada.
 
“Posiblemente la semana entrante se sabrá cuál es mi elección. Por ahora no diré nada. Cuando pueda hablar, se los comunicaré”, respondió contundentemente Jackson cuando algunos periodistas lo abordaron para consultarle si su destino sería el Atlético de Madrid en España o el Milan en Italia.
 
Por ahora la cabeza de la Pantera Negra, como le dicen sus fanáticos, se enfoca en el estadio Sausalito de Viña del Mar, donde el próximo viernes espera alcanzar su décimo gol con la selección nacional y demostrar con esta camiseta la misma contundencia que ha tenido en el Viejo Continente.