'La banda cruzada' respeta pero no se intimida