Chile, primer semifinalista de la Copa América

El cuadro austral, con gol de Mauricio Isla, venció 1-0 a Uruguay y espera al vencedor del partido entre Perú y Bolivia.

Mauricio Isla celebra el gol que le dio a Chile la clasificación a semifinales de la Copa América. Foto: EFE

Cuando peor jugaba Chile y no encontraba cómo vulnerar el arco uruguayo, llegó el error del arquero Fernando Muslera, quien rechazó el balón al centro del campo y le permitió a Mauricio Isla marcar el único gol del partido de cuartos de final entre australes y charrúas, en el estadio Nacional de Santiago.

Esa anotación les bastó a los anfitriones para avanzar a la semifinal de la Copa América, en la que enfrentarán al ganador del duelo de hoy, entre Perú y Bolivia.

A pesar del sufrimiento y la angustia que vivieron durante los 90 minutos, los aficionados chilenos siguieron soñando con ganar su Copa, esa que han organizado siete veces, pero que nunca han podido levantar.

De hecho, su actuación en esta edición ya es histórica, pues no llegaban a semifinales desde Paraguay 1999, cuando cayeron precisamente ante Uruguay, en la definición por penaltis.

El primer tiempo fue intenso y parejo. Los charrúas salieron a presionar a Chile en su propio campo, pero poco a poco se fueron metiendo más atrás. Sin embargo, no permitieron llegadas de peligro de los locales, que apenas se acercaron con un par de remates de media distancia, uno de Charles Aránguiz y otro de Arturo Vidal.

Los celestes tampoco llegaron mucho. Carlos Sánchez inquietó con un remate desde el borde del área y nada más.

En el complemento los australes salieron a liquidar, pero su ímpetu duró apenas 10 minutos. Fue entonces cuando Uruguay se tomó confianza y calló a los 40 mil chilenos en el estadio. Primero Diego Rolán desperdició un remate en el área chica y luego Carlos Sánchez, con un derechazo potente, asustó a los locales.

Chile no encontraba el camino del gol. Ni siquiera generaba peligro. Pero en una acción en la que Gonzalo Jara y Édison Cavani discutieron, el árbitro brasileño Sandro Ricci expulsó al delantero uruguayo, quien ya tenía tarjeta amarilla, pero que no agredió al chileno.

Los campeones defensores se quedaron con un hombre menos en la cancha y se metieron todavía más atrás. Hasta que llegó un centro desde el costado izquierdo, el arquero Fernando Muslera se apresuró a salir, puñeteó mal la pelota y se la dejó en el centro del área a Jorge Valdivia, quien se la tocó a Mauricio Isla para que rematara y la mandara al fondo de la red.

No reaccionó Uruguay, porque no tenía con qué. Su delantera sin Cavani y Luis Suárez, ausente del torneo, fue inofensiva. Y físicamente sus jugadores acusaron en desgaste del compromiso.

Para completar, a dos minutos del final, el juez le mostró la roja a Jorge Fucile, cuando anticipó a Alexis Sánchez y mandó el balón al lateral.

Protestaron airadamente los jugadores charrúas e incluso su técnico, Óscar Washington Tabárez, quien también fue expulsado.
Y no hubo tiempo para más, salvo una jugada en la que Arturo Vidal, solitario frente a Muslera, remató desviado y desperdició el segundo tanto austral.

Chile no mostró su mejor cara y se benefició con un par de equivocaciones de la terna arbitral, pero avanzó a las semifinales y sigue soñando con ganar su primera Copa América. Aparentemente en la semifinal no sufrirá tanto. Dirigentes, jugadores, periodistas y, sobre todo, hinchas ven a La Roja en la final, porque por lo mostrado en el torneo ni Perú ni Bolivia parecen tener con qué superarlo.

Uruguay se va, pero con la cabeza en alto. Fiel a su tradición, demostró la garra charrúa y peleó con sus mejores armas, el buen juego aéreo y la potencia física. Careció de fútbol, buscó muy poco el arco rival y no contó con suerte.

Eso sí, quedará para el análisis la actuación del central, porque la expulsión de Cavani fue determinante en el resultado.

Con la victoria chilena se salvó la Copa. La derrota de los locales hubiera acabado con el ambiente futbolero en el país austral, que por estos días respira y vive de la pelota.

Ahora, Jorge Sampaoli y sus muchachos tendrán que comenzar a preparar su próximo duelo, que significará su primera salida de Santiago, pues jugará la semifinal el lunes 29 de junio en Temuco, en donde Colombia igualó con Perú.

Chile:

1. Claudio Bravo; 4. Mauricio Isla, 17. Gary Medel, 18. Gonzalo Jara, 2. Eugenio Mena; 21. Marcelo Díaz, 20. Charles Aránguiz, 8. Arturo Vidal, 10. Jorge Valdivia; 7. Alexis Sánchez, 11. Eduardo Vargas. DT: Jorge Sampaoli

Uruguay:

1. Fernando Muslera; 16. Maximiliano Pereira, 2. José María Giménez, 3. Diego Godín, 4. Jorge Fucile; 5. Carlos Sánchez, 17. Egidio Arévalo Ríos, 20. Álvaro González, 7. Cristian Rodríguez, 9. Diego Rolan, 21. Edinson Cavani. DT: Oscar W. Tabárez