A Colombia sólo le sirve ganar

En la tarde de este domingo (2:00 P.M., Gol Caracol) Colombia enfrentará a Perú en el tercer partido de la fase de grupos de la Copa América. Un triunfo es lo único que le aseguraría a la tricolor la clasificación a cuartos de final sin depender de otros resultados.

La selección de Colombia trabaja con la mente puesta en conseguir el triunfo frente a Perú. AFP

“No hemos vencido todas las veces que hemos luchado, pero sí hemos sido vencidos todas las veces que hemos dejado de luchar”, escribió en sus redes sociales, tras el triunfo ante Brasil, el volante de la selección colombiana Juan Guillermo Cuadrado, uno de los que mejor partido hicieron ante los pentacampeones. Esa noche en el estadio Monumental de Rancagua los dirigidos por José Pékerman demostraron un cambio de actitud respecto al debut ante Venezuela, y con eso bastó para sumar tres puntos. Este domingo ante Perú (2:00 p.m., Gol Caracol), en el estadio Germán Becker de Temuco, esa misma intensidad de juego debe ser innegociable. Se debe superar al equipo inca con ganas y no de camiseta, como se quiso hacer ante Venezuela. Para no depender de otros resultados, sólo un triunfo daría la clasificación directa a los cuartos de final.

La victoria sobre Brasil significó mucho para Colombia, porque ese día, además de romper con 24 años de derrotas frente a los pentacampeones del mundo, se recuperó el estilo de juego que llevó al equipo a clasificar y figurar en el anterior Mundial. Todas las incógnitas que generó la derrota en la primera jornada fueron despejadas en el segundo compromiso. Pékerman siguió con la suya, mantuvo a sus hombres de confianza y ellos respondieron. Si en las malas no se cambió, en las buenas tampoco, por eso se espera que el equipo no tenga modificaciones respecto al once que saltó al campo del estadio Monumental el miércoles.

Tal como pasó en el Mundial de Brasil 2014, muchos de los jugadores que llegaron sin ritmo de competencia terminaron alcanzando su nivel a medida que la competencia avanzaba. Eso parece ocurrir ahora, pues jugadores como Camilo Zúñiga y Pablo Armero van sintiéndose mejor físicamente y eso les permite cumplir su función principal, que es la de marca. El siguiente paso es que recuperen la memoria ofensiva, porque ahí podrían suponer mucho peligro para un equipo peruano que demostró ante Venezuela que da ventajas atrás y si es atacado sufre más de la cuenta.

Cristian Zapata y Jeison Murillo se complementan cada vez mejor en la zona defensiva y en el juego de este domingo tendrán trabajo ante delanteros experimentados como Claudio Pizarro y Paolo Guerrero. El delantero del Bayern de Múnich tiene un gran poder en el juego aéreo y esa es una de las virtudes de la zaga colombiana. Sin embargo, el diferente es Guerrero, quien con su experiencia sabe moverse bien en el frente del área y si no hace alguna genialidad habilita a sus compañeros. Justamente fue él quien provocó la expulsión de Amorebieta en el duelo ante la vinotinto, y a la postre tener un hombre más en la mayor parte del juego fue lo que terminó desequilibrando el marcador. Guerrero es de esos jugadores con temperamento fuerte y los colombianos no podrán caer en su trampa. En la zona media el equipo tricolor seguirá con la dupla de marca, Sánchez-Valencia, quienes fueron fundamentales en el 1-0 ante Brasil. La clave estará en que cuando recuperen la pelota saquen al equipo con pases precisos.

James no ha brillado en esta Copa América, pero es un jugador de mucha jerarquía que inspira respeto a los rivales. Coincidencialmente su primer gol con la camiseta tricolor de mayores fue ante los incas en la eliminatoria, en el primer juego que ganó José Pékerman como entrenador de Colombia. Las funciones del 10 del Real Madrid ante Brasil fueron de mucho sacrificio, sobre todo en la segunda parte, cuando no era mucho el tiempo que Colombia tenía la pelota y a él le tocó correr a cubrir espacios e incomodar a Dani Alves, quien era constante salida por la banda derecha. Su lucha y entrega contagian y este domingo más que nunca es necesario. Algo similar pasa con Cuadrado, que es de los que partido tras partido recuperan su nivel y se reponen tras una temporada sin sumar muchos minutos.

En ataque, Teo y Falcao son el complemento ideal. El delantero de River es un aliado excelso para los volantes, porque se asocia con ellos y ayuda a construir juego; además, con sus movimientos abre espacios a Falcao. Por su parte, Radamel, que se nota ansioso y con ganas de demostrar que no ha perdido el olfato, tendrá una nueva oportunidad por parte de Pékerman de ganar confianza. Un gol le ayudaría a saciar ese desespero que se le nota y que por momentos le hace ser un jugador torpe y poco colectivo. Otra revancha aparte que tendrá Falcao ante los peruanos será por lo que ocurrió hace cuatro años en Argentina, cuando eliminaron a Colombia en los cuartos de final de la Copa América. Esa noche el delantero samario falló un penal cuando el juego iba empatado 0-0.

Así son las cuentas para clasificar

El primero y el segundo de cada grupo avanzan a los cuartos de final, así como dos de los mejores terceros. Si Colombia quiere pasar de primero, sólo le sirve ganar, pero además necesitará lo siguiente: que haya empate entre Brasil y Venezuela; ganarle a Perú por dos goles de diferencia y que haya un vencedor entre Brasil y Venezuela por un gol de diferencia, o derrotar 2-1 a Perú y que Brasil triunfe 1-0 sobre la vinotinto.

Para pasar como segundo del grupo se tendría que dar lo siguiente: ganarle a Perú por el mismo marcador que Brasil le gane a Venezuela; vencer a Perú por un gol de diferencia y que Brasil o Venezuela ganen por dos goles de diferencia, o finalmente empatando 1-1 y que haya igualdad 0-0 entre Brasil y Venezuela.

Para avanzar como mejor tercero dependerá de cuántos puntos hayan sumado los terceros en los otros grupos. Sin embargo, para ocupar esa casilla en el grupo C, Colombia tiene las siguientes opciones. Primero, empatar contra Perú y que haya un ganador entre Brasil y Venezuela. Segundo, perder ante Perú 1-0 y que Brasil o Venezuela ganen por dos goles de diferencia.

Cuando se juega bien las cuentas son lo de menos, y si Colombia logra volver a tener el nivel que demostró en el primer tiempo ante Brasil, no habría por qué tener que acudir a la calculadora. “Nosotros seguimos creyendo, podemos dar más, mejorar, crecer y no nos conformamos con lo que hemos logrado”, afirmó Falcao, el capitán de la selección colombiana. El futuro se juega ahora.