El dilema de Pékerman

En la eliminatoria pasada Colombia jugó para Falcao. En el Mundial los goles llegaron por todos lados, ahora el 'Tigre' intenta volver a ganarse su lugar. Bacca y Jackson a la espera.

El técnico José Pékerman confía plenamente en su goleador, Falcao García. AFP

Desde la llegada de José Pékerman a la dirección técnica de la selección de Colombia, en enero de 2012, Falcao García se convirtió en uno de sus consentidos.

De hecho, el 9 fue uno de los artífices de la clasificación al Mundial de Brasil 2014. En esa fase eliminatoria, el entonces goleador del Atlético de Madrid, hizo dupla atacante con Teófilo Gutiérrez, aunque era claro que el equipo jugaba para que Falcao fuera quien terminara las jugadas.

Lamentablemente a seis meses del Mundial, el samario sufrió una delicada lesión del ligamento de su rodilla izquierda y aunque hasta último momento trató de ponerse a tono físicamente, no pudo estar en Brasil.

Pékerman tuvo que recomponer su esquema y cambiar el estilo de juego de sus dirigidos. Sin un goleador tan letal como Falcao, lo que hizo fue potencializar a los volantes que llegaban de atrás, como James, Juan Guillermo Cuadrado y Víctor Ibarbo, y dejar a Teo como único punta.

En el Mundial brilló el colectivo y Colombia realizó sus mejores presentaciones bajo la batuta de Pékerman. Anotaron Pablo Armero, Teo, Juan Fernando Quintero, Jackson Martínez, Juan Guillermo Cuadrado y James. Los goles llegaron por todos lados y de todas las maneras.

Luego del histórico quinto lugar en Brasil surgieron dos dilemas: el primero, cómo renovar la zona defensiva. El segundo: devolverle su lugar a Falcao, ya recuperado, aunque no jugaba mucho su nuevo equipo, el Manchester United inglés.

Pékerman comenzó a acercar al equipo a Jeison Murillo, Pedro Franco, Darwin Andrade y algunos zagueros más, para reemplazar a Mario Yepes, Luis Amaranto Perea y Aquivaldo Mosquera, estandartes del ciclo anterior.

Y adelante le dio la confianza a Falcao. Le devolvió su sitio y además lo nombró primer capitán. Lógicamente el equipo tuvo que volver a adaptarse a jugar con un delantero de área, algo que todavía no ha conseguido, porque no le llega la pelota tan claramente como antes.

Colombia se acostumbró a que Teo saliera y entrara, que se asociara con los volantes y éstos pisaran el área rival para llegar a posición de gol. Ahora tienen al 9 para dársela y que sea él quien la meta.

“Soy un jugador más completo, así no esté haciendo goles”, dice Falcao, quien aparentemente jugará el próximo semestre con el Chelsea de Londres.

Eso mismo cree Pékerman, que lo mantiene en la titular a pesar de tener a Carlos Bacca y a Jackson como alternativas, porque le reconoce su importancia en el juego aéreo defensivo y el respeto que inspira en los defensas rivales.

Ahora sólo falta que El Tigre vuelva a marcar y recupere definitivamente la confianza. Ojalá sea en esta Copa América.