El duelo por la 'acomodación'