El duro camino a Rusia

Tras lo visto en la Copa América de Chile, se espera una eliminatoria al mundial muy pareja, en la que cualquiera puede dar sorpresas. El pasado quedó atrás y el futuro habrá que comenzar a construirlo de nuevo.

A la selección de Colombia le espera una difícil tarea en su camino en las eliminatorias suramericanas al Mundial del 2018. / EFE

Una de las conclusiones que dejó la Copa América de Chile 2015, que terminó ayer, es que se ha vuelto a equilibrar el nivel futbolístico de las selecciones suramericanas y el camino hacia Rusia 2018 no será fácil ni corto. Luego de las eliminatorias a Brasil 2014 y de que se desarrollara el Campeonato Mundial, se pensaba que había un lote de punta, compuesto por Argentina, Brasil, Chile, Colombia y Uruguay. Y que los otros equipos, como Paraguay, Perú, Ecuador, Venezuela y Bolivia, estaban más atrás. No obstante, tras el certamen continental se vio avance por parte de rivales que se daban por liquidados y retroceso por parte de algunos de los de adelante. Eso sí, Bolivia sigue siendo inferior a todos.

La FIFA confirmó, en el más reciente congreso que se desarrolló en Suiza, que la Conmebol mantendrá los 4,5 cupos para ir al Mundial de Rusia. No obstante, para esta eliminatoria vuelve Brasil y eso es un factor que aumenta notablemente la dificultad para lograr el objetivo de la clasificación. Por más que el seleccionado pentacampeón no sea el mismo de antes y esté atravesando una crisis en cuanto al nivel de sus futbolistas, no deja de ser un rival poderoso que de local es muy fuerte y fuera de casa juega de igual a igual ante el que sea. Además, tras el fracaso en su Mundial y la temprana eliminación en la Copa América, tendrá un ánimo de revancha. Algo que no es un dato menor es que siempre ha clasificado y aunque el fútbol es cambiante día a día, su cupo prácticamente está asegurado.

Al regreso de Brasil a una eliminatoria suramericana, hay que sumarle lo que pueden hacer equipos que aparentemente estaban atrás y que en Chile demostraron que se encuentran avanzando. Venezuela, ahora dirigida por Noel San Vicente, no pudo hacer una proeza similar a la de la Copa América de Argentina 2011, en la que llegó hasta las semifinales, pero demostró que es un equipo aguerrido y que con el toque de su nuevo entrenador ha cambiado la mentalidad y puede dar ese salto de calidad que desde hace tanto tiempo está buscando la vinotinto.

Por su parte, Perú sorprendió. Muy poca expectativa se tenía sobre lo que podría hacer Ricardo Gareca como entrenador, pero en poco tiempo de trabajo logró armar un equipo que parece recuperar el estilo peruano que tuvo éxito en la década de los 70 y 80. La base de la nómina sigue siendo la de los jugadores veteranos y experimentados que llevan varios años en el fútbol europeo, pero a ellos se suma la calidad de varios futbolistas jóvenes que serán fundamentales en este proceso que apenas comienza. Los incas terminaron en el tercer lugar de la Copa América y teniendo esta gran actuación como punto de partida, el futuro es alentador. “Este Perú tiene mucho más para dar. Estamos en etapa de conocernos. Tenemos jugadores muy buenos, de primer nivel. Este tercer lugar es algo importante para nosotros, pero creo que estamos para más”, comentó Gareca.

El técnico argentino Gerardo Martino dejó la dirección técnica de Paraguay porque la generación exitosa que dirigió se estaba extinguiendo y tras ver que no había mucho futuro, prefirió dar un paso al costado. La transición del Paraguay que clasificó a cuatro mundiales de manera consecutiva al equipo de hoy, no ha sido fácil. Y lo que pensó El Tata se volvió realidad. Varios técnicos pasaron por el cargo pero ahora, con la llegada de Ramón Díaz, la selección guaraní ha tomado un segundo aire. Con una nómina de obreros y pocos nombres, se perfila como un conjunto que complicará en la eliminatoria. Su gran figura del futuro es el delantero Derlis González y junto a él la base de Guaraní, el club que ha sido sorpresa en la presente edición de la Copa Libertadores de América, en la que está clasificado a las semifinales.

El caso de Ecuador es especial, porque aunque en el partido inaugural enredó a Chile, luego no logró ratificar ese buen rendimiento, se complicó y no terminó pasando a la siguiente ronda. Es cierto que en esta competición tuvo la ausencia de su principal figura, el lateral del Manchester United Antonio Valencia, pero está en medio del desierto que representa la transición de generaciones y ahí es en donde deberá trabajar el DT Gustavo Quinteros. Realmente no mostró mucho avance el equipo ecuatoriano y lo que pueda hacer en el camino a Rusia 2018 es una incógnita.

Uruguay, por otro lado, no contó con Luis Suárez, su gran figura, y seguramente eso le perjudicó para que no pudiera defender como hubiera querido el título de la Copa América. Pero los charrúas siguen siendo esa selección temible por su actitud. Este fue solo un traspié y su poderío lo convierte en un rival de los que lucharán por las posiciones de adelante. Tiene jugadores nuevos, como el defensor central del Atlético de Madrid José Giménez, que relevan correctamente a quienes se han retirado. El de Colombia es un caso similar, pues aunque fue una de las decepciones de la Copa, cuenta con una generación de jugadores que estando en un buen nivel podrán ratificar lo que se hizo camino a Brasil. Volverán jugadores que se ausentaron por lesión y con ellos será diferente. Además, será importante que quienes no vienen sumando minutos en su clubes, hagan una buena pretemporada y lleguen en buen nivel a la primera fecha doble de eliminatoria, que será el 9 y el 13 de octubre.

Finalmente, Chile demostró que sobre todo ofensivamente es un equipo poderoso y que tiene una generación dorada joven que podrá seguir en su racha mundialista y en la eliminatoria será de los más fuertes. De Argentina no hay mucho que decir, es líder del escalafón FIFA, juega bien y seguramente no tendrá problemas para clasificar a Rusia. Cuenta con una generación brillante de jugadores, entre ellos el mejor del mundo, y si mantiene el nivel de los últimos años, es un equipo que se tomará la eliminatoria como preparación para el Mundial de Rusia. Será una apasionante lucha por cinco cupos, cuatro de ellos directos y uno en el repechaje. El próximo 25 de julio será el sorteo del calendario, en Rusia.