El partido de la confianza

Colombia busca avanzar a las semifinales de la Copa América de Chile 2015. El equipo nacional intentará mostrar frente a Argentina un nivel similar al del triunfo ante Brasil. Ganar sería impulsarse hacia el título

Para ganarle a Argentina será vital que el medio campo, comandado por James, se conecte con el ataque colombiano y le permita tener claras oportunidades de gol. Falcao, Teo y Jackson serán los encargados de concretarlas. /AFP

En general, no ha sido una buena versión de la selección de Colombia la que se ha visto en esta Copa América de Chile 2015. En los meses previos a la competencia, el equipo dirigido por José Pékerman se perfilaba como uno de los candidatos al título, pero el nivel futbolístico no ha estado acorde a las expectativas. Sólo se ha conseguido marcar un gol y ganar un partido.

A pesar de eso, el objetivo de estar en los cuartos de final se cumplió. Claro que, en respuesta a la mediocridad por haber clasificado como uno de los mejores terceros, le tocó ante Argentina, el actual subcampeón mundial, que cuenta con una nómina de lujo liderada por Lionel Messi, el mejor jugador del planeta. Esta tarde, a las 6:30 p.m. (por el Gol Caracol), en el estadio Sausalito de Viña del Mar, el equipo tricolor buscará un triunfo reconfortante que podría significar un batacazo suficiente para impulsarse hacia el título.

Tras el mal comienzo ante Venezuela, la solicitud fue un cambio de actitud para los próximos encuentros. Eso se notó tanto en el triunfo sobre Brasil como en el empate con los peruanos. Pero ahora Colombia tendrá que demostrar un cambio en su manera de jugar. Una mayor conexión entre volantes y delanteros que genere mayores opciones de gol para los atacantes, pues, en efecto, Falcao, Jackson y Bacca, quienes han sumado minutos como referentes de área, no han quedado mano a mano ni una sola vez y así es difícil marcar goles. Por eso, para esta tarde, ante un rival que por sus características de juego dará espacios atrás, se espera que lleguen las claras oportunidades de anotar.

Colombia ha sufrido en esta Copa, sobre todo porque se ha encontrado con rivales que lo han hecho ver mal por la manera como se han parado. Eso sí, hay que hacer excepción con el partido de Brasil, porque esa noche en el estadio Monumental de Santiago los dirigidos por Pékerman pudieron jugar bien, a pesar de no generar muchas opciones de gol. Se espera que el compromiso de hoy sea similar. Argentina tampoco se va a meter atrás, va a proponer y va a dejar jugar. Será fundamental que haya entendimiento entre James, Cuadrado, Teo y Falcao. Si los cuatro hombres de ataque están claros, Colombia también.

Por lo mostrado a lo largo de la semana en los entrenamientos en la sede de la Universidad Católica en Santiago de Chile, los hombres que actuarían en la zona de marca, en reemplazo del suspendido Carlos Sánchez y el lesionado Edwin Valencia, serían Camilo Zúñiga y Alexánder Mejía. El riesgo es que ninguno de los dos es un “quitador” nato de balón. Lo positivo es que son dúctiles con la pelota y eso puede ser beneficioso para el equipo en la construcción de juego, que es precisamente la gran deuda en esta Copa América. Si Zúñiga pasa a la mitad, el encargado de jugar como lateral derecho nuevamente será Santiago Arias, quien tuvo una aceptable actuación ante los peruanos, en su debut en la competición. Y por la izquierda José Pékerman seguirá confiando en Pablo Armero, que, tal y como le ocurrió hace un año en el Mundial de Brasil, se va cogiendo confianza con el pasar de los partidos.

La gran diferencia que se ha visto entre Argentina y Colombia en esta Copa América ha sido la capacidad de generar remates de peligro mínimo a los rivales. Argentina sólo intentó en la primera fase cinco remates más que Colombia, pero el 54,55% fueron al arco rival. Para la tricolor ese porcentaje es sólo del 21,43%. Otro de los puntos en los que se marca diferencia entre ambos seleccionados es el trato del balón. Este equipo colombiano, a diferencia del que se presentó en el Mundial, no ha logrado la tenencia de pelota. Por eso ha sufrido. Mientras Argentina tiene un promedio de 70% en posesión, Colombia sólo tiene 51%. Otro dato es que de los ocho equipos clasificados a esta fase de cuartos, el colombiano es el que menos goles marcó, y eso tendrá que cambiar hoy si se quiere seguir en competencia.

Lo cierto es que un triunfo ante Argentina significaría un batacazo emocional que daría confianza suficiente para creer en que es posible el título. No sería un dato menor vencer a Brasil y Argentina, las potencias del continente, en un mismo certamen. Los cambios de Gerardo Tata Martino para el juego de hoy, respecto al anterior ante Jamaica, serían la inclusión en la nómina titular de Nicolás Otamendi por Martín Demichelis y de Sergio Agüero por Gonzalo Higuaín. Los recientes juegos entre la albiceleste y la tricolor han sido duelos luchados en la mitad del campo. El último de ellos terminó igualado a ceros, tal como ocurrió en la Copa América de Argentina 2011, cuando aún no había llegado Pékerman y el DT nacional era Hernán Darío Bolillo Gómez. Esa vez se hizo un buen partido, en el que incluso se tuvo la oportunidad de ganar en el estadio Monumental. Lo mismo ocurrió en la eliminatoria a Brasil 2014. Esta vez se necesita un triunfo que les dé a nuestros jugadores la confianza necesaria para luchar hasta el final.