González, la joya guaraní

El delantero de 21 años ha sido una de las figuras de la selección paraguaya en la Copa América de Chile 2015. Esta tarde ante argentina saldrá con ánimo de darle una alegría a su familia tras la muerte de su tío que murió de un infarto por celebrar su gol ante Brasil.

Derlis González (izquierda), una de las figuras de la selección de Paraguay en la Copa América de Chile. / AFP

Derlis González tuvo dos veces en sus pies el destino de la selección paraguaya en esta Copa América de Chile 2015. Con apenas 21 años, no tembló en los cuartos de final ante Brasil, y acertó en los dos penaltis que le tocó patear. Tomó carrera como si hubiese cobrado este tipo de disparos decisivos toda su vida y fusiló al arquero brasileño Jefferson cuando estuvo frente a él. Mientras tanto dos jugadores de la canarinha e incluso el insigne goleador paraguayo Roque Santa Cruz fallaron sus cobros. “Tiene 21 años y tuvo la capacidad de patear con tanta tranquilidad”, celebró el técnico de Paraguay Ramón Díaz después de la victoria y el paso a las semifinales.

Derlis, además, demostró ser un jugador habilidoso, de gran despliegue, que colabora en la marca y cuyas subidas por la derecha generan siempre peligro. El jugador del Basilea de Suiza es una de las razones por las que Paraguay ya no depende tanto de la marca y el pelotazo. Ahora también intenta jugar a ras de piso con toques rápidos. “Nadie confiaba en este equipo y mira dónde nos encontramos”, declaró González tras su gran noche. “Estamos muy contentos como equipo. Ver a compañeros con lágrimas no tiene precio. Estamos hoy más unidos que nunca. Vamos por lo que queda. Ya estamos en semifinales y ahora a pensar en Argentina”, rival de los paraguayos esta noche (6:30 p.m., Gol Caracol) en el estadio Ester Roa de Concepción.

“Creo que había soñado con algo así. Sabía que cuando Ortigoza no estaba para tirar penaltis yo podía asumir esa responsabilidad”, decía un feliz Derlis González tras avanzar a semifinales. Pero la alegría le duraría poco. Luego de subirse al bus para emprender rumbo al hotel, el joven atacante recibió una triste noticia: su tío Manuel Irrazábal de 44 años había fallecido en Paraguay de un infarto en medio de los festejos de la clasificación. “Tío, por qué hoy tío. Por qué me dejaste por un infarto tío. Por darte una alegría y que te vayas con tanta felicidad. No puedo creer”, escribió en su twitter el joven paraguayo que decidió no abandonar la concentración para acompañar a su familia porque su padre Simón González lo impulsó a no hacerlo. “Te va a mirar desde arriba y vas a salir adelante”, le dijo.

Por eso esta noche el delantero saldrá con el objetivo de darle una alegría a su familia ante el difícil equipo argentino, que llega como gran favorito a este enfrentamiento. Claro que los guaraníes dieron las sorpresa cuando se enfrentaron a Argentina en la fase de grupos y tras ir perdiendo 2-0, en el segundo tiempo igualaron 2-2.

Un avanzado

González siempre ha sido considerado una de las joyas del fútbol paraguayo. Cuando era pequeño marcaba diferencia con los niños de su edad y por eso siempre se acostumbró a jugar con mayores. Con el apoyo de su familia ingresó al Rubio Ñu, un equipo de primera categoría de Asunción. Con sólo 15 años y una contextura física que delataba su juventud, debutó en la primera categoría y se convirtió en diciembre de 2009 en el futbolista más joven en disputar un juego oficial en la primera división.

Su proyección fue creciendo y en Rubio Ñu acabó en 2011 con unos registros más que destacados. Ese mismo año tuvo su primera experiencia con una selección nacional y fue convocado a la Sub 17 de Paraguay. Allí, uno de los clubes más importantes de Europa, el Benfica de Portugal, se fijó en él y lo contrató para que se fogueara en el equipo B. Luego fue uno de los futbolistas que deslumbró en el Suramericano Sub 20 que se disputó en los primeros meses de 2013 en tierras argentinas. Derlis finalizó el campeonato con cuatro goles y aunque Paraguay se quedó a las puertas de conquistar el torneo al perder ante la selección colombiana dirigida por Carlos Piscis Restrepo, este joven atacante de 19 años demostró que pronto daría de qué hablar.

Comparándolo con lo que ocurre en Colombia, su figura en su país es similar a la de Juan Fernando Quintero, el volante del Porto que con la misma edad de González jugó el pasado Mundial de Brasil 2014 y marcó gol.

Derlis González es un delantero polivalente que puede ocupar varias posiciones de ataque. Tiene buen desmarque y es habilidoso con el balón. Es rápido y tiene una exquisita definición. La selección de Paraguay tiene en sus filas un diamante en bruto. Claro que Ramón Díaz es consciente de eso y por eso lo arropa, le da responsabilidades y le exige con el fin de pulirlo. “Él tiene mucho que ver en mi maduración como jugador”, reconoció el propio González.

“Soy parecido a Di María”, afirmó cuando pocos sabían de él. Ahora, cuando en Paraguay se habla más de su trascendencia que de la de Di María con los argentinos, se enfrentará a uno de sus máximos ídolos con quien compartió varios entrenamientos en el Benfica. Derlis jugará por la memoria de su tío y por la ilusión de un país, que confía en él como la insignia que le devolverá a Paraguay el buen fútbol que lo mantuvo en Mundiales desde 1998 hasta 2010, pero que ahora parecía estar en una crisis tras no haber ido a Brasil 2014. Grandes equipos de Europa como el Manchester City han mostrado interés por él, claro que su máximo objetivo ahora es pensar en su país. “Por ahora estoy entregado a la selección, ya llegará el momento de mirar qué pasará con mi futuro”, lanzó el joven que pareciera un veterano.

Temas relacionados