“Hay que respaldar al plantel”

El técnico de la selección de Colombia dijo que sus jugadores han hecho un esfuerzo grande en esta Copa América y que no hay que desesperarse por los resultados”.

El técnico José Pékerman dijo que Colombia hizo méritos para ganarle a Perú y clasificar sin sufrimiento, pero en la Copa América todos los partidos son muy cerrados. /EFE

Lleva tantos años metido en el fútbol, que ya ha pasado por todo tipo de situaciones. Será por eso que José Pékerman asume con mayor calma los triunfos y las derrotas de sus equipos.

Acostumbrado a ganar con la selección de Colombia, el estratega argentino ha pasado momentos complicados en esta Copa América, pero no se desespera ni pierde la confianza.

Sereno, pero insatisfecho, atendió a los medios de comunicación luego del empate 0-0 ante Perú, en Temuco. Todavía sin saber si su equipo avanzaba a no a los cuartos de final, analizó la actuación de la selección e invitó a periodistas y aficionados a seguir apoyando a este plantel.

“No nos podemos confundir. Tuvimos mucho tiempo para formar una generación así de buena como para desesperarse y hacer drama por un partido como el de hoy. Hay que estar tranquilos y respaldar a este grupo de jugadores”, señaló.

Con tres años y medio como seleccionador nacional, Pékerman explicó que ante Perú “Colombia hizo lo necesario para ganar el partido. En esta Copa América se presentan duelos cerrados, equipos que manejan las situaciones que más les convienen, no juegan bien, pero buscan el equilibrio para sacar ventaja. El 0-0 no era bueno para nosotros, era difícil tener la tranquilidad, mientras que a Perú le servía el empate y sacó ventaja de eso”.

“No creo que hayamos jugado mal”, aseguró a propósito de las declaraciones de James Rodríguez, quien apenas terminó el juego señaló: “Jugamos mal el primer partido (ante Venezuela) y jugamos mal hoy”.

“James siempre quiere más y quiere lograr todas las cosas que se propone, cuando no se consigue, él se pone nervioso y no puede analizar fríamente”, comentó el entrenador con una pequeña sonrisa.

Prefirió rescatar los aspectos positivos que le dejó la presentación ante los incas y advirtió que “a veces un gol cambia todo y se ven diferentes las cosas. Al no concretarlo todo se pone duro”.

“Hasta la lesión de Edwin Valencia éramos dominadores y creamos opciones de gol. La ansiedad y jugar contra el resultado no es fácil. Intentamos variantes y no pudimos, eso de jugar bien o mal es relativo a veces”.

Como no sabía aún que su equipo clasificaba gracias a la dramática victoria 2-1 de Brasil sobre Venezuela, Pékerman generalizó: “Tenemos un equipo que invita a que lo vean, porque siempre va a intentar algo y promete. Quizá no se dio completamente en estos tres partidos de la Copa América, pero hicimos un gran esfuerzo”.

Ahora la principal misión del estratega, de 65 años, será recuperar físicamente a sus jugadores para el duelo del próximo viernes ante Argentina, desde las 6:30 p.m., en Viña del Mar.

Está claro que anímicamente estos futbolistas están más preparados y mentalizados para enfrentar a los grandes, que para demostrar su superioridad sobre los más chicos del continente, pero el aspecto físico de varios jugadores sí preocupa.

Todos han demostrado voluntad y ganas en los tres partidos que han jugado, de eso no hay duda, pero físicamente no han llegado a Chile 2015 en su mejor momento. Algunos, como James y Cuadrado, se ven agotados por una temporada de mucha exigencia y novedades en Europa. Otros, como Falcao, Víctor Ibarbo, Pablo Armero y Camilo Zúñiga están faltos de ritmo, pues durante el último año jugaron poco. Quienes han sido alternativas, como Jackson Martínez, Carlos Bacca, Edwin Cardona, Santiago Arias y Álex Mejía, no han tenido la suerte de cambiar el rumbo de los partidos.

En la parte táctica Pékerman también tendrá que ajustar su plantel. Carlos Sánchez no podrá estar ante Argentina, porque completó dos amarillas. Tampoco Edwin Valencia, cuya lesión aparentemente lo saca de la Copa. Tendrá que ver qué revulsivo utiliza para el mediocampo y la delantera, que están en deuda en el torneo.

Será una semana de trabajo pensando en las eliminatorias a Rusia 2018, que pintan más complicadas que nunca, pero Pékerman sabe que son los gajes del oficio. Al fin y al cabo así le ha tocado durante las cinco décadas que lleva metido en el fútbol.