La inocente mano de Thiago Silva que sirvió para el empate de Paraguay