México-Bolivia, una incógnita

Los dos seleccionados debutan hoy en la copa américa (6:30 p.m., Gol Caracol) sin los pergaminos de favoritos. El tri reservó a sus titulares para la copa de oro.

El capitán de la selección de México, Rafa Márquez, es la única pieza importante del equipo en la Copa América. AFP

Las selecciones de México y Bolivia debutan hoy (6:30 p.m. Gol Caracol) en la Copa América de Chile 2015, con la necesidad de amarrar los primeros tres puntos ante la entidad de sus próximos rivales en el grupo A, Ecuador y Chile.

El partido, que se jugará en el estadio Sausalito de la turística Viña del Mar, dará pistas sobre el potencial de la selección mexicana que viajó a Chile, que por ahora es una incógnita. Sin todas sus estrellas, reservadas para la Copa Oro de julio, el Tri es una amalgama de veteranos, como el arquero José de Jesús Corona, jugadores asentados en la Liga mexicana y proyectos de figura que ya están en Europa, como los delanteros Raúl Jiménez (Atlético de Madrid) y Jesús Corona (Twente, Holanda).

El capitán Rafa Márquez (Hellas Verona, Italia) es la única pieza importante presente del equipo que cayó ante Holanda en los octavos de final del Mundial de Brasil 2014. Durante su primera semana en Santiago, el técnico Miguel Piojo Herrera ha apartado su equipo de la mirada de la prensa y removido sus cartas tratando de encajar un grupo de futbolistas que apenas han jugado juntos.

A Herrera la gira de preparación le sirvió más de banco de pruebas que de ensayo para afianzar automatismos. Sin un once consolidado, el combinado derrotó a la débil Guatemala (3-0), empató con Perú (1-1) y cayó ante Brasil (2-0).

Ahora el Piojo debe resolver sus últimas dudas sobre el equipo que buscará la victoria ante Bolivia, clave en los cálculos del técnico para superar la fase de grupos.

“El primer partido es fundamental. Ganar es primordial para poder tener claro que podemos aspirar a la siguiente ronda”, dijo Herrera.

Aunque el temperamental Piojo asegura que su objetivo es llegar a la final, el Tri está obligado como mínimo a borrar la lamentable imagen en la pasada Copa América de Argentina 2011, a la que acudió con un combinado sub-23 y varios refuerzos mayores.

Como su homólogo mexicano, el también explosivo seleccionador boliviano, Mauricio Soria, ha blindado los accesos a los entrenamientos de su equipo. En Chile, el Loco Soria necesita que su equipo dé un salto de calidad en su largo peregrinaje para ser de nuevo respetado en Suramérica, como en los tiempos en los que consiguió clasificar al Mundial de Estados Unidos 1994. Con la mira puesta en las eliminatorias para Rusia, Bolivia presenta un equipo remodelado que incluye veteranos como el volante Pablo Escobar y juveniles como Sebastián Gamarra.