Neymar y técnico de Venezuela, a los golpes