“No pueden olvidarse de quién es Pablo Armero”

El lateral tumaqueño de 28 años asegura que siempre se ha entregado al máximo por la selección colombiana y que en medio de la copa américa espera ir mejorando su nivel. Entrevista con “miñía”.

Pablo Armero, el hombre que pone la alegría en la selección de Colombia, mejoró mucho su producción ante Brasil. AFP

Pablo Armero siempre ha sido la alegría en las concentraciones de la selección de Colombia. No importa lo que se esté viviendo, siempre sus chistes y bromas aparecen y eso es fundamental dentro del grupo. Por algo el jugador tumaqueño es uno de los más queridos. Claro que tras no poderse consolidar como titular en ninguno de los clubes en los que ha actuado en las últimas temporadas, su nivel no parece ser el de antes. El de aquel carrilero que a pesar de no ser dúctil con la pelota, corría por la banda izquierda sin parar, ida y vuelta.

En el debut de esta Copa América de Chile 2015 fue uno de los más criticados, tras la derrota ante Venezuela. Sin embargo, Pékerman siguió confiando en él y lo volvió a poner de titular contra Brasil. “Miñía” cumplió, sobre todo en defensa y demostró que, como lo hizo en el Mundial, a medida de que la competencia avance, su nivel puede ir mejorando. “Hay que estar en las derrotas y en los triunfos, no sólo en los triunfos. Nos sentimos solos el domingo”, le confesó a El Espectador el lateral izquierdo de 28 años, en una charla que continuó así:

¿En algún momento dudó de que su nivel le daba para estar en esta Copa América?

Yo me he sentido bien. Creo que no pueden olvidarse de quién es Pablo Armero. Cada vez que he entrado a la cancha con la camiseta de la selección lo entrego todo. Siempre he tenido esa energía positiva. En los momentos difíciles no podemos criticar sólo por un partido. Contra Venezuela perdimos todos, no perdió Pablo Armero. Ahora también ganamos todos.

Pékerman confió en usted y lo mantuvo. ¿Cómo tomó eso?

Es que Colombia no puede olvidarse de la eliminatoria, del Mundial. Creo que uno como jugador se tiene que preparar en el club, independientemente de si juega o no. Yo así lo he hecho siempre. Lo importante es que la gente entienda que esta selección ha hecho algo por el país. Estoy agradecido con José Pékerman por tenerme en cuenta.

¿Se cobró el gol de Yepes?

Yo pienso que hace rato queríamos sacarnos esta espinita, porque la verdad hace mucho no le ganábamos a Brasil. Ninguno de los que estamos acá en la selección de mayores le había ganado, en esta categoría, a Brasil, ni en amistosos ni en oficiales. Fue algo muy lindo para nosotros haber ganado ese partido, sobretodo porque nos da mucha confianza.

¿Le dolió el balonazo de Neymar?

No. La verdad ni me dolió. Lástima que hubiera desatado la expulsión de Carlos Bacca. Lo que pasa en la cancha se queda ahí. Cuando uno pierde se “enrabona” y por eso entiendo la reacción de Neymar.

¿Siente que va recuperando su nivel a medida de que compite, tal cual pasó en el Mundial?

Sí, esa es la idea. Todos sabemos que uno cuando está en el club siempre quiere jugar. Pero hay momentos en los que no se depende sólo de uno. Lo que sí está en nuestras manos es entrenarnos bien y prepararnos para mantener un nivel. Estar en la selección es un orgullo muy grande que te motiva para hacer lo mejor siempre.

¿En qué ha cambiado el Pablo Armero de hace un año al de hoy?

Yo pienso que uno siempre gana más experiencia. En Milán no pude jugar mucho, pero viví una gran experiencia. Compartí con grandes jugadores y eso le queda a uno. Claro que yo creo que lo importante no es cómo esté yo, sino como esté el grupo. Y frente a Brasil demostramos que el grupo está bien y puede jugarle de igual a igual a cualquier rival.

Sus compañeros trajeron el juego de cartas “Uno” para distraerse. ¿Cómo le va?

Uy no, es muy difícil ese jueguito. (risas).

¿Entonces cómo se distrae en la concentración?

Soy el tipo que le mete armonía a todo. Me gusta alegrarlos. Este es un grupo humilde y bueno que tanto en las derrotas como en las victorias siempre trata de estar junto.

¿Y a la hora de jugar cartas?

Jugamos uno que se llama “El Barco” u otro que le dicen “Bebe o no bebe”. Claro que yo me quedo con el Play Station. Las cartas no son mi fuerte.

¿Cómo cree que será el juego ante Perú?

Es una selección muy difícil que sabe jugar bien al fútbol. Conozco bien al técnico Ricardo Gareca, porque me dirigió en el América y sé que planteará un partido difícil. Pero debemos salir como ante Brasil, con una actitud fuerte.