Nolberto Solano: “Colombia es el rival más duro del grupo”

El asistente del técnico de Perú, Ricardo Gareca, dice que la Selección Nacional puede estar entre las mejores cuatro de la Copa América.

El exjugador peruano Nolberto Solano. AFP

La escena se observó en el estadio Diego Armando Maradona, la casa de Argentinos Juniors. Ahí mismo, en un rincón de la tribuna, mezclado entre el bullicio de los colombianos, estaba Nolberto Solano. Tenía una carpeta en mano el Ñol, que supo ser un jugador de élite para el fútbol peruano. Y anotaba sin parar ante cada movimiento de la selección de José Pékerman. Claro, aquel volante diestro que vistió las camisetas de Boca y Newcastle, entre otros, es el espía del seleccionado de Perú. Por eso hizo un viaje relámpago a Buenos Aires, para observar los movimientos de Falcao, James Rodríguez y compañía en el amistoso ante Costa Rica. Y al día siguiente voló rumbo a São Paulo para estar cerca de Brasil.

Pasaron dos semanas desde aquel momento, pero seguro que Solano nutrió de un sinfín de detalles a Ricardo Gareca, el técnico argentino que supo ser un gran goleador del América de Cali en la década del ochenta. Y no hay dudas de que el Tigre tiene información de primera mano para el choque de esta tarde, desde las 2 p.m. (Gol Caracol), en el estadio Germán Becker. Pékerman, otro estratega nacido en las Pampas, deberá neutralizar a su colega y compatriota.

Casado con una mujer inglesa, Solano alterna su vida entre Londres y Lima. Retirado hace cuatro años en el Hartlepool, de la Tercera División de Inglaterra, se recibió de entrenador en un curso de la Uefa. “Dirigí Universitario en una etapa complicada, pero lo salvamos del descenso. Entonces, llegó Ángel Comizzo. Después me llamaron del José Gálvez. Estuve dos meses, pero cambió el presidente y llamaron a otro argentino, Julio Zamora. Y me fui a Canadá para un proyecto del fútbol amateur, pero se cortó porque no me cumplieron con lo pactado. Ahí fue que me llamó Ricardo”, le cuenta el Ñol a El Espectador. Ricardo es Gareca, claro. Y Solano, un jugador emblema de Perú, a tal punto que es el cuarto máximo goleador de la selección inca, privilegio que comparte con Claudio Pizarro, quien alcanzó la línea de los 20 goles con el grito que pegó ante Venezuela, el jueves en Valparaíso.

¿Cómo es trabajar con Gareca?

Yo lo conocía mucho a Cristian Bassedas, que jugó conmigo en el Newcastle. Pero Ricardo es una persona muy abierta, al que le gusta el fútbol y los jugadores de buen pie. Y a mí me dio un rol muy importante, porque necesitaba alguien que conociera el fútbol local. Es un honor poder trabajar en la selección de Perú, más ahora que soy técnico.

¿Qué balance hace de Perú en esta Copa América?

De entrada sabíamos que iba a ser un reto duro, teníamos claro que no iba a ser fácil. Nosotros no tenemos el potencial de Chile o Colombia, ni hablar de Argentina y Brasil. Pero hay que ser positivos. Le hicimos un gran partido a Brasil, más allá de la derrota, y ganamos un duelo clave con Venezuela. Y si Gareca aceptó el desafío es porque cree en las condiciones del peruano. Así y todo, por más que Perú gane la Copa América, no va a cambiar nuestro fútbol. Se necesita tiempo y trabajo serio.

¿Le falta evolucionar al fútbol peruano?

No sé si hemos evolucionado demasiado, lo que tengo claro es que estamos en un momento de hacer cambios. En Perú tenemos equipos que juegan en la altura y es duro planificar. Hay que mejorar los campos de juego. Ojalá que con este nuevo presidente (Edwin Oviedo) podamos conseguirlo. Y que, de una vez por todas, terminemos con la sequía de Mundiales.

No le tocó a Perú el mejor comienzo, pero se recuperaron con Venezuela.

Arrancamos con Brasil, que está tratando de limpiar la cara después del último Mundial, pero quedó demostrado que no es el Brasil de siempre, el que antes te entraba por todos lados y te llenaba de goles... Corren con el peso de la historia, pero nosotros no nos achicamos ante el desafío y nos ganaron con lo justo.

¿Cómo evalúa a Colombia, el rival de esta tarde?

Colombia es similar a nosotros. Pero tiene un universo de jugadores con el que no contamos los peruanos. A Pékerman le tocó una generación muy buena. Están Cuadrado, James y Ospina, quien ataja en una gran liga como la inglesa... Viene bien, lo demostró en el Mundial. Para ellos será un poco más fácil, tienen la base del grupo que jugó el Mundial y mucho recambio en ofensiva. Están Jackson, Radamel, Bacca, Teo... que vienen pasando un gran momento. Será el rival más duro del grupo, creo que puede llegar a estar entre los cuatro primeros de la Copa. Es un equipo que tiene una filosofía parecida a la de Perú, por el toque, por el manejo.

¿Es una ventaja que Gareca conozca el medio colombiano a la hora de jugar ese partido?

Eso es relativo. Siempre he dicho que con la tecnología, hasta en Marte te pasan un partido de fútbol. Uno ve al Barcelona jugar todas las fechas y, ligeramente, puede conocer el estilo. Lo importante es que los jugadores entiendan el mensaje más que conocer al rival.

Ya dijo que Colombia podía estar entre los cuatro primeros. ¿Quién es el principal candidato a ganar la Copa?

Sobre el papel, hoy en día, comparando la Copa América anterior, a la que no le paró mucha bola Brasil, yo creo que entre ellos y Argentina, que hace rato no la gana, van a ser los candidatos. También Chile, que es el anfitrión.

El deseo de dirigir en Argentina

A los 40 años, Solano tiene un gran recuerdo de su paso por Buenos Aires. Vistió la camiseta de Boca, nada menos. Sin embargo, apenas una temporada jugó en Argentina hasta que pegó el salto a Inglaterra. “Es impresionante el recuerdo que tienen por mí. Cada vez que vuelvo a Argentina me chequean el pasaporte y me dicen: “¿Tú eres Solano?” Y hace 15 años dejé de jugar en Boca. Para mí fue un privilegio haber vestido esa camiseta. Me dio mucha pena que por un par de irresponsables haya quedado por fuera de la Copa Libertadores. “Han destruido el proyecto del Vasco (Rodolfo Arruabarrena)”, dice.

¿Le gustaría dirigir a Boca Juniors?

Me encantaría, por supuesto. Es uno de mis sueños poder dirigir a Boca, es un club de mucha responsabilidad, hay que estar bien preparado, no se permite perder. Son equipos como Barcelona, Real Madrid, Manchester United… Tienes que estar con la cabeza en ganar o ganar.

¿Con Juan Román Riquelme se volvió a cruzar?

Hace mucho que no hablo con él ni con el Vasco o Martín Palermo. Pero me da alegría que todos esos grandes jugadores de mi generación, que tuve la suerte de conocer en Argentina, ahora sean técnicos de primera división.