Primero debutará el central Roldán

Antes del estreno de la selección de Colombia en la Copa América, el árbitro antioqueño pitará hoy el partido entre Argentina y Paraguay. Alexander Guzmán de Cúcuta y Christian de la Cruz de Pasto, serán sus asistentes. Su revancha tras un mal mundial.

En su carrera, Wilmar Roldán a dirigido partidos en Mundiales y finales en los principales torneos internacionales. EFE

Al igual que un futbolista sueña con disputar un Mundial de fútbol desde que juega sus primeros partidos, lo mismo les ocurre a los árbitros. Wilmar Roldán es un ejemplo. Desde niño quería ser árbitro, y por ende, pitar en los torneos más importantes del mundo. Su primera experiencia como juez en un partido fue cuando estaba en quinto de primaria y una profesora estaba como árbitro. Él era defensa y en alguna jugada no estuvo de acuerdo y protestó. “Si es que sabe tanto —le dijo en tono eufórico la profesora a Wilmar—, pues pite usted”. Le entregó un pito de piñata y como pudo, él se consiguió una caja de chicles que usó de tarjeta amarilla y un papel de Bon Bon Bum, como roja. “Ahí me sentí tan cómodo que quise seguir como árbitro para el resto de mi vida”, le confesó el paisa de 35 años a El Espectador.

Brasil 2014 fue su primer Mundial. Se preparó durante varios meses con la mentalidad de llegar lejos. Sacrificó tiempos familiares para estar durante varios días en cursos en Europa. Quería llegar a dirigir en instancias finales y por eso la rigurosidad. No obstante, no todo saldría tan bien como lo planeado y en su primer partido (México vs. Camerún) uno de sus jueces de línea, Humberto Clavijo, cometió dos errores garrafales, anulando jugadas en las que claramente, no había fuera de lugar y eso le costó no llegar lejos. Luego, cuando ya Clavijo había sido relevado, dirigió el partido entre Corea del Sur vs. Argelia, pero eso fue todo en tierras cariocas.

Un año después quiere tomarse revancha y hacer una gran Copa América. La preparación fue similar a la de Brasil 2014, porque los instructores de Conmebol también son de la FIFA, así que los tests son del mismo estilo a los de la Copa del Mundo. “Para uno como árbitro estar en un torneo de este tipo representa mucha responsabilidad. También tranquilidad, porque es mi segunda Copa América, así que espero que todo salga de la mejor forma”, dice con alegría en su voz el referí que pitará hoy el juego entre Argentina, el gran favorito al título, y Paraguay, en La Serena, Chile. “Hay ansiedad, ganas y deseos de que arranque el partido para demostrar las capacidades que uno tiene. A pesar de todo, la emoción siempre va a estar”. Y advierte que es especial dirigir al mejor jugador del mundo, Lionel Messi: “Para uno es motivante dirigirle a los buenos jugadores. No es un secreto que Messi es el mejor jugador del mundo, así que es motivo de alegría poder estar con futbolistas de este nivel”.

Wilmar siempre ha sido un apasionado por el fútbol, de hecho hasta los 16 años fue futbolista y árbitro. Jugaba como defensa o arquero y en esas dos posiciones lo hacía bien. Claro que un día lo llamaron del colegio de árbitros y le dijeron: “Roldán, decídase, ¿juega o pita?” y al ver que tenía más posibilidades de llegar lejos como árbitro, dejó el fútbol. No obstante, es un acérrimo creyente de que desde su posición hay que comer fútbol todos los días, ver la mayor cantidad que pueda de partidos para “estar bien preparado y, también, conocer a los jugadores”.

Su carrera es la que cualquier árbitro latinoamericano soñaría. Ha dirigido todos los certámenes que se ha propuesto. Mundiales y finales de torneos internacionales. “La ilusión que tengo ahora, es poder estar en una fase importante de un mundial y es algo que buscaré en Rusia 2018. Una semifinal o una final de una Copa del Mundo serían un sello importante a mi carrera. Lo voy a luchar… Estoy joven y tengo chances. Quiero dejar aún más en alto el nombre del arbitraje colombiano y suramericano”, confiesa el colombiano que quiere ser protagonista en Chile 2015, como la selección de Pékerman. “No hay que mirar hacia atrás, hay que aprender de los errores. Cuento con un equipo de líneas que están dispuestos a hacer lo mejor y trabajar bien, así que creo que vamos a salir airosos en este torneo”.