A recuperar el fútbol

La selección colombiana de fútbol buscará reivindicarse tras el mal comienzo en la Copa América. "Lo del Mundial es pasado", aseguran los dirigidos por Pékerman.

Los jugadores de la selección de Colombia, más que sentimiento de revancha, tienen ganas de reivindicarse tras el mal debut en la Copa América. Esa derrota 1-0 ante Venezuela dejó quizá la peor imagen del equipo nacional desde que José Pékerman es el técnico y por eso el reto de esta noche (7:00 p.m., por el Gol Caracol), ante Brasil en el estadio Monumental de Santiago de Chile, es demostrar que lo del domingo fue sólo un tropiezo y que el grupo está bien y unido para lograr los objetivos en este certamen continental. Ya no se piensa en lo que fue la eliminación en los cuartos de final del Mundial a manos de los pentacampeones, sino en el futuro. “No podemos seguir hablando de revancha. Lo del Mundial es pasado, pensamos es en el juego de ahora”, destacó el arquero David Ospina.
 
Claro que este reto no será nada fácil. Al frente está la selección brasileña, un gigante al que solamente Colombia ha podido derrotar una vez de manera oficial en toda la historia. Un equipo que a pesar de no ser el tradicional Brasil del “Jogo Bonito”, ha sabido complicar a los dirigidos por José Pékerman. De hecho, el año pasado el único rival al que la selección nacional no pudo vencer fue a este Brasil. (Perdió 2-1 en los cuartos de final del Mundial y 1-0 en un amistoso en Miami). 
Lo que también es cierto es que cada vez Colombia juega mejor ante los brasileños. Un partido entre estos equipos ya no es como el de hace unos años, en el que los colombianos se metían debajo de los tres palos a defenderse y se dedicaban a chocar y a no dejar construir juego. Esta generación ha entendido que a los buenos equipos hay que vencerlos jugándoles de igual a igual, y por lo menos esa ha sido la intención en los últimos enfrentamientos ante los grandes. 
 
En noviembre de 2012 en Estados Unidos la tricolor jugó un amistoso ante Brasil, en el cual consolidó la mentalidad ganadora que tienen los jugadores de la selección de Colombia hoy por hoy. Ese día, en el estadio Met Life de New Jersey, los dirigidos por José Pékerman le jugaron mano a mano al pentacampeón del mundo. Se dieron cuenta de que con su talento podrían luchar frente a los mejores y, tras el empate 1-1, se graduaron como selección del primer mundo. Luego en aquel juego de cuartos de final en Brasil 2014, los brasileños fueron los que terminaron pegando más de la cuenta, metidos atrás y rechazando balones. 
 
Es cierto que lo que se mostró ante Venezuela fue un nivel futbolístico muy inferior al de la Copa del Mundo, pero hay que destacar también el trabajo del equipo contrario. Se pararon bien atrás e hicieron que los dirigidos por Pékerman no pudieran cruzar con facilidad la mitad de la cancha. Al haber tantos volantes cubriendo el ancho del campo, siempre referenciaron a James Rodríguez y a Juan Guillermo Cuadrado, y al no estar en Colombia un volante de marca con cualidades para sacar al equipo como Abel Aguilar o Freddy Guarín, se intentó salir jugando con pelotazos, sacrificando el tradicional estilo de esta selección, que es el de toque. Seguramente Brasil dará más espacios, porque intentará atacar con mayor intensidad y es ahí en donde tiene que aprovechar Colombia.
 
Respecto al equipo del debut, lo más probable es que Pékerman cambie los laterales, quienes hoy serán fundamentales porque se necesita abrir el juego por las bandas. Las opciones son Santiago Arias por derecha y Darwin Andrade por izquierda. O Santiago Arias por derecha y Camilo Zúñiga por izquierda. También se podría sacrificar a un delantero para poner a un volante más. Por ejemplo, el ingreso de Víctor Ibarbo para hacer una línea de tres volantes por detrás del único punta, que sería Falcao. (Cuadrado por derecha, James por el centro e Ibarbo por izquierda). 
 
Eso le permitiría a James tener más libertad en sus movimientos, volviendo al esquema que se utilizó en Brasil 2014, en donde el 10 fue la gran figura. Claro que en ataque siempre una alternativa que contempla Pékerman es la de Teófilo Gutiérrez, quien en comparación de Carlos Bacca, titular en el debut, puede darles una mano a los volantes y con sus movimientos abrirle espacios a Falcao, como se hizo a lo largo de la pasada eliminatoria a la Copa del Mundo.
 
Brasil en el primer partido también demostró que no está del todo bien. Sufrió ante Perú y si terminó ganando fue por una genialidad de Neymar, quien como lo destacó James Rodríguez en conferencia de prensa, “está en un nivel espectacular”. El delantero del Barcelona de España es sin duda el jugador más desequilibrante del equipo dirigido por Dunga. Pero hoy reaparecerá Philippe Coutinho, el volante de Liverpool inglés que es muy habilidoso con la pelota y se juntará con otro excelso como William. En esa zona tendrán bastante trabajo los volantes de marca, que deberán mejorar en la entrega del balón. De hecho, Álex Mejía podría jugar por Carlos Sánchez o Edwin Valencia. 
 
“Invito para que todo el país esté unido, que no sólo apoyen cuando estemos ganando, también cuando perdamos. En estos momentos duros se ven los verdaderos equipos. Debemos salir juntos, ganarle a Brasil y pensar en la próxima ronda, que es lo que todos queremos”, dijo con seguridad el referente del equipo nacional, James Rodríguez, quien confía en poder dar una sorpresa más en esta Copa América, en la que se han dado varios resultados inesperados. Seguramente esta noche el estadio Monumental, escenario del Colo Colo de Chile, estará lleno en su mayoría por colombianos que harán sentir a la tricolor como en casa. 
 
Una derrota dejaría a Colombia muy mal parado de cara a la clasificación, mientras que un empate le serviría siempre y cuando se venza a Perú el próximo domingo en Temuco. El camino parece cuesta a arriba, pero esta noche será una buena oportunidad para retomar el rumbo e impulsarse para llegar lejos en esta Copa América.