Sin opciones, no hay goles

Uno de los principales factores que tendrá que trabajar la selección colombiana de cara al juego de mañana ante Argentina, será la generación de fútbol. Ninguno de los delanteros ha anotado goles en esta Copa América por falta de oportunidades de estar frente al arco.

Radamel Falcao García será titular mañana frente a Argentina. Carlos Bacca no podrá ser de la partida de Pékerman por suspensión. Jackson es una alternativa para jugar mañana frente a los argentinos. Téofilo Gutiérrez, aunque no ha marcado, ha tenido un bien nivel. EFE, AFP

En los tres partidos de la primera fase de la Copa América de Chile 2015, Colombia solamente anotó un gol, con el que le ganó 1-0 a Brasil, y ese tanto fue marcado por un defensor central. En el previo de este torneo se esperaba un contundente equipo tricolor con una nómina de lujo, sobre todo en cuanto a atacantes. Sin embargo, eso no ha podido ser ratificado en la cancha y ninguno de los que ha jugado ha sido alimentado de la manera que debería ser y por eso no ha podido marcar goles.

Mucho se ha hablado del momento que atraviesa Radamel Falcao García, de lo que le ha costado recuperar el nivel en el que estaba antes de la lesión de rodilla que lo dejó fuera del Mundial de Brasil 2014, pero, qué tanto es culpa de él no haber anotado si en los tres partidos que ha disputado nunca lo han dejado mano a mano frente al arco y el único remate que ha tenido fue porque él se rebuscó un balón en el área, ante los peruanos. Es cierto que no se ve con la misma velocidad de antes y en el uno a uno son más los duelos que ha perdido ante los defensores que los que ha ganado, pero sus características siempre han sido las de un jugador de área, con las capacidades para definir las jugadas y en esa zona, en la que es letal, no es mucho lo que ha podido estar en esta Copa. Le ha tocado salir, luchar en la mitad del campo o tirarse a los costados por el desespero de no sentirse parte del juego.

Este caso no es sólo el de Falcao. En el primer partido de la Copa América, ante Venezuela, y unos minutos ante Brasil, tuvo la oportunidad de jugar Carlos Bacca. Un delantero que brilla en Europa y que con el Sevilla anotó 28 goles y se consagró campeón de la Uefa Europa League. En los minutos que ha sumado en este torneo, no ha tenido ni una sola oportunidad de gol. Nunca lo han dejado mano mano ante el arquero rival y también se ha tenido que sacrificar saliendo del área, en donde realmente es peligroso y efectivo. Aunque por sanción no podrá ser tenido en cuenta mañana, sus números en los minutos que ha jugado no lo acompañan. De pasar a semifinales, ya podría estar a disposición del técnico José Pékerman.

Jackson Martínez es otro de los delanteros del equipo colombiano que ha tenido la posibilidad de actuar en esta Copa América y sus números tampoco son nada alentadores, por la falta de balones que le han puesto para que defina. El chocoano ingresó unos minutos ante Venezuela y no tuvo ninguna oportunidad de marcar y luego ante Perú también jugó unos minutos, pero solamente remató una vez al arco. Por el desespero se vio obligado a abandonar su zona de confort y ya ahí perder todo su potencial. Lo que hay que abonarle a Cha cha chá es que cada vez que tocó el balón tuvo la intención de jugar rápido para sorprender a la defensa rival. Lo que le pasa al 9 del Porto es que en su equipo, en el que marcó 34 goles en la temporada y terminó como máximo artillero de la liga del país luso, juegan para él y hasta ahora en esta Copa, no lo han buscado para que desequilibre con su capacidad goleadora, esa misma que lo llevaría a ser nuevo delantero del Atlético de Madrid.

Finalmente, Teófilo Gutiérrez es el otro delantero que ha sumado minutos en esta competición. Por su características de juego, es de los hombres de ataque que menos ha desentonado porque al salir del área se siente cómodo y por la manera de jugar de esta selección, a él le es indiferente si está metido en el área o rebuscando balones por los costados o la zona media. Aunque en su club juegue muchos partidos como delantero centro, en la selección sus funciones cambian y José Pékerman no lo ha utilizado como un socio de los volantes para generar fútbol. Se necesita más de él, de sus movimientos para abrirle espacios a quien sea su compañero de ataque. En la eliminatoria hizo una dupla letal junto a Radamel Falcao García, habilitándolo en varios juegos para que el samario marcara goles, pero ahora no ha podido. Respecto a sus número en ataque, en ninguno de los tres partidos de la fase de grupos pudo hacer un solo remate al arco.

He ahí el problema de Pékerman, quien tiene que encontrar la manera de que el equipo consiga ser efectivo en la zona ofensiva. En la eliminatoria el seleccionado colombiano jugó para Falcao y él respondió anotando nueve goles que fueron indispensables para lograr la clasificación después de 16 años a la cita orbital. Tras su lesión y ausencia en Brasil 2014, la selección pasó a jugar colectivamente y ahí apareció la alternativa con un James Rodríguez goleador, quien sin ser referencia de área siempre llegó de atrás, sorprendió y celebró. La tarea para el DT argentino tras el regreso de Falcao es lograr un estilo nuevo que combine esas dos maneras de jugar. El problema ahí es que el sacrificado está siendo el que cumpla las funciones de 9 de área. Llámese Falcao, Bacca, Jackson o Muriel.

Así como Falcao tuvo que luchar en Manchester United con un estilo de juego que no se adaptaba al de él, lo mismo le está ocurriendo en esta etapa con la selección nacional. Eso sí, la gran meta de Pékerman es hacer de Falcao el goleador del equipo y por eso la insistencia con él en el onceno titular. Se trata de que James Rodríguez y Juan Guillermo Cuadrado, los volantes ofensivos de este equipo, encuentren la manera de dejar mano a mano a los hombres que jueguen arriba. Es imposible que artilleros de semejante nivel no la metan cuando se les presentan ocasiones, es sólo cuestión de que los busquen en la zona del campo en donde pueden ser los mismos de sus clubes, es decir en el área.