La tranquilidad que da la clasificación