Belo Horizonte está de fiesta por la Libertadores