Comenzaron mal los equipos argentinos en octavos de la Libertadores