Medellín fue más 'poderoso' que Sao Paulo