A cuidar el tanque de oxígeno: Pablo Armero y Camilo Zúñiga

Ambos serán titulares este martes (3:00 p.m., Gol Caracol) en el debut en las eliminatorias frente a Bolivia, en La Paz.

Por lo general, ambos morenos realizan verdaderas cabalgatas por sus respectivas bandas. Incluso en Italia, a pesar de ser laterales, llegan a posición de gol y anotan para sus clubes: Udinese y Nápoles. Sin embargo, Pablo Armero, por la izquierda, y Camilo Zúñiga, por la derecha, deberán ser prudentes mañana ante Bolivia en La Paz, en el debut de la selección nacional en las eliminatorias. Sólo podrán pisar terreno rival cuando sea necesario.

Armero, de 24 años, y Zúñiga, de 25, nunca han jugado en los 3.650 metros de La Paz con la tricolor. Pero con lo que han escuchado les basta para coincidir en que no se puede subestimar la altura.

En La Paz no podrán salir tanto por las bandas, si no quieren que el oxígeno se les acabe…

Pablo Armero: Cuando salga por el lateral tengo que hacerlo de manera sorpresiva. No puedo empezar a salir todo el tiempo, de lo contrario me puedo ahogar rápido. La idea primordial es estar juicioso en marca, mantener el cero y que los rivales vean que será difícil pasarme.

Camilo Zúñiga: Hay que tratar de manejar al máximo el tema de la altura. Ser muy prudentes. Y cuando salgamos, sacarle el mayor provecho: hacer daño, un pase gol. Mientras tanto, la idea es mantener el orden, el cero.

¿Ha sido dura la adaptación, después de venir de jugar en otras condiciones en Italia?

P.A.: Pienso que no. Acá la idea es representar al país, hay más ganas. En cuanto a La Paz, creo que el profesor Elkin Sánchez nos ha hecho un muy buen trabajo físico y estaremos bien.

C.Z.: En el Nápoles casi siempre juego de volante, mucho más adelantado, y llego a posición de gol. Pero en la selección soy lateral, como lo era con Nacional. Así que por ese lado no hay inconvenientes, porque nunca se me olvidará jugar de lateral.

¿Cuándo es el momento preciso para salir, ya cuando se haya cogido el ritmo del juego o desde el inicio?

P.A.: Los primeros minutos debemos mantener la pelota en los pies para no ahogarnos. Cuando manejemos el partido, ya cuando estemos dominando, espero que los compañeros miren a mi banda y me tengan confianza de salir para tirar buenos centros.

C.Z.: Uno va leyendo el partido, habrá el momento en que se necesite. Entonces deberemos llegar y hacer daño. Pero, como le dije, lo más inteligente es empezar con orden, siendo muy prudentes teniendo el balón y Bolivia corriendo detrás de éste.

Pero cuando centren, sólo van a tener a un delantero, Teófilo Gutiérrez. ¿Hay menos probabilidades?

P.A.: Desde que iniciamos este proceso hemos jugado casi siempre con un delantero en punta y creado muchas opciones. Esperemos que estén muy contundentes, que nos den tranquilidad a nosotros los defensores y volver con la victoria.

C.Z.: Nosotros somos un equipo, y el que esté, ya sea Teófilo, Falcao, o el que sea, deberá hacer su máximo esfuerzo. Eso no influirá en el resto de nosotros.

Camilo, de pronto esta vez si meta la opción que desperdició la fecha pasada contra el Inter en el Calcio…

C.Z.: Me mató con esa pregunta. Ojalá que sí, que en la selección no fallemos ni una.

Y Armero, de pronto termina poniéndolos a bailar salsa con un gol suyo…

P.A.: Sí, porque el fútbol es alegría. En el grupo tenemos muy buen ambiente, siempre ponemos musiquita: salsa, reguetón, chirimía, currulao, de todo. Habrá que festejar un tanto al son de esos ritmos.

¿De qué hay que cuidarse del conjunto boliviano?

P.A.: De los disparos de fuera del área, del juego aéreo. En tiros de esquina trataremos de hacer hombre a hombre. En tiros libres, marcar en zona, y respaldar a nuestro arquero en los rebotes, porque sabemos que tienen muy buenos rematadores.

C.Z.: Es un equipo que viene de perder y que tiene buenos jugadores, como el delantero Marcelo Martins. Si le das un espacio te complica, al igual que Vacca, a quien no debemos dejar patear porque sabemos el extraño que hace el balón en la altura. Hay que cuidarnos de eso.