Descenso peligroso

Quedan 10 fechas para saber qué equipo perderá directamente la categoría y cuál jugará la promoción. Este miércoles se realizará la jornada de clásicos regionales sin vallas separadoras entre cancha y tribunas.

Descenso es una palabra que por estos días les causa escalofríos a los hinchas, dirigentes, técnicos y jugadores de cinco clubes de la primera división del fútbol colombiano.

Ya solamente faltan 10 jornadas para que termine la primera fase del torneo y cada juego será una final para Pereira, América, Itagüí, Envigado y Millonarios que, en ese orden, son los candidatos a irse a la B directamente para 2012 o jugar la promoción.

El asunto es realmente serio para todos, pues así se salven esta temporada, si no suman buena cantidad de puntos quedarán mal acomodados en la tabla del descenso para el próximo año.

Deportivo Pereira lleva 99 puntos en la sumatoria de los seis últimos campeonatos y es el que más cerca está de perder la categoría. La posibilidad es tan clara, que desde el semestre pasado los dirigentes del club y de la región están haciendo lobby y vendiendo la idea de incrementar a 20 el número de equipos en la A para 2012.

El objetivo es que no caiga ninguno y que suban dos de la B. Esa propuesta, que ya ha sido rechazada un par de veces en las asambleas de Dimayor, fue recuperada por varios equipos que se ven en zona de descenso y apoyada por los que se sienten con opciones de ascender.

“Desde que arrancó el torneo y el profesor Julio Comesaña dirigía el equipo, nos trazamos el objetivo de clasificar a las semifinales y pelear el título, esa es la única manera de alejarnos del descenso. El club se reforzó pensando en eso e hizo una gran inversión económica, pero para nadie es un secreto que la ventaja que nos tenían era muy grande. El grupo, sin embargo, trabaja con todo para luchar hasta el final por seguir en la A”, acepta Alfredo Araújo, quien asumió el comando técnico de los matecañas hace 15 días.

Esa situación, sin embargo, no es extraña para el Pereira, que estuvo en el torneo de ascenso en 1998, 99 y 2000, cuando se coronó campeón. Además, jugó la promoción en 2007 y 2009, ediciones en las que venció a Academia y Bucaramanga, respectivamente.

Pero el que no está acostumbrado a eso es el América de Cali, colero del torneo y penúltimo en el descenso, acosado además por una grave crisis económica e innumerables problemas administrativos y logísticos.

Los Diablos Rojos suman 107 unidades, aunque tienen tres partidos pendientes, ante Quindío, Equidad y Santa Fe, que en caso de conseguir resultados positivos le podrían significar superar a Itagüí (113) y Envigado 115, los dos clubes paisas que se forjaron en la segunda división.

Millonarios parece tener el tema controlado, pero no se puede descuidar, pues suma 120 unidades. “Faltan 10 fechas y tenemos ocho partidos en Bogotá, seis como locales, así que creo que no tendremos problemas con el descenso”, señaló el gerente deportivo, Javier Álvarez, a quien la junta directiva embajadora le ‘recomendó’ integrarse más al cuerpo técnico encabezado por el venezolano Richard Páez, quien se juega su continuidad hoy en el clásico ante Santa Fe, que tendrá una nómina alterna, pues la titular viajó a Brasil para actuar mañana por la Copa Sudamericana.

Precisamente la jornada de duelos regionales será un importante reto para clubes, hinchas y autoridades, pues por primera vez, en partidos de alto riesgo, se jugará sin vallas separadoras entre la cancha y las tribunas, tal y como ocurre en todos los estadios que fueron sede del Mundial Sub-20.

La policía desplegará un dispositivo especial de seguridad para controlar a las barras bravas tanto dentro como fuera de los siete escenarios, pues mañana se realizarán los choques Chicó-Equidad y Quindío-Cúcuta.