Días felices

El partido de ayer se convirtió en un hito generacional, en ese hecho que los padres les narrarán a sus hijos por los próximos años. Este es un recuento de las historias de leyenda alrededor del fútbol con las que los colombianos se ilusionaron hasta hoy

Momentos históricos de la victoria 5-0 sobre Argentina. / Gol Caracol

Los primeros octavos de final

Hasta ahora no habíamos vivido una gesta igual a la de 1990. El Mundial, que aquella vez se jugó en Italia, era, quizás, el más grato recuerdo que teníamos del fútbol. A esa hazaña tuvimos que apegarnos durante 24 años. A esa pared entre el Pibe Valderrama, “El Bendito” Fajardo y Freddy Rincón, que desembocó en un gol en el último minuto. Con una definición extraordinaria ante la Alemania que dirigía Franz Beckenbauer, ese equipo comandado por Maturana resucitó al país cuando ya todos habían perdido las esperanzas. Ese 19 de junio, la selección, con su buen juego, con su control de balón, clasificaba a octavos de final con un empate, con un 1 - 1 que supo a victoria. Era la primera y única vez que probábamos el sabor de la gloria. Claro: hasta ahora, cuando el sueño se repite de nuevo.

Un 4-4 para el recuerdo

El 22 de mayo de 1962 quedará marcado para siempre en la memoria de todos los colombianos. Por primera vez en la historia la selección se clasificaba a un Mundial de fútbol. Tras derrotar a Perú en las eliminatorias (2-1), los héroes nacionales iniciaron su camino en Chile 62. Aunque en el debut no salieron las cosas como se esperaban al caer 2-1 ante Uruguay, el cuadro dirigido por el argentino Adolfo Pedernera lograría en su segundo compromiso un resultado histórico para nuestro país, luego de igualar 4-4 ante Rusia. tras empezar perdiendo 3-0 en el primer tiempo. Y, además, marcando el único gol olímpico en una cita orbital gracias a una genialidad de Marcos Coll. Al final, el combinado tricolor quedaría eliminado con tan sólo un punto. Sin embargo, este sería un resultado que comenzaría a labrar el camino de nuestro balompié a nivel internacional.

La goleada que aún nos desvela

El 5 de septiembre de 1993 se convirtió en un día histórico, y a la postre trágico, para el fútbol colombiano. Ese día, por la última fecha a las eliminatorias a EE.UU. 1994, Colombia viajó a Buenos Aires para enfrentar en el Monumental a la selección de Argentina, que ostentaba un invicto de seis años como local. En un partido inigualable, con un conjunto gaucho muy fogoso en ataque, los colombianos mantuvieron el orden táctico y anotaron cinco goles. Freddy Rincón (41’ y 72’), Faustino Asprilla (49’ y 74’) y Adolfo Valencia (84’), comandados por Carlos ‘El Pibe’ Valderrama, se convirtieron en héroes nacionales. Sin embargo, la embriaguez del triunfo contagió a todo el país al punto de que la selección hizo un Mundial muy discreto: fue el primer eliminado de la fase de grupos anotando cuatro goles, recibiendo cinco y logrando solo tres puntos, producto de la victoria 2-0 sobre Suiza.

La única vuelta olímpica

La gesta más grande de la historia del fútbol colombiano, en cuanto a títulos se refiere, ocurrió el 29 de julio de 2001. Sí, ese día, la tricolor se convirtió por primera vez campeona de una Copa América. Fue en Bogotá, con un gol de cabeza de Iván Ramiro Córdoba, que todo un país sintió la alegría de dar una vuelta olímpica junto a la selección. Francisco Maturana fue el encargado de comandar ese grupo de jugadores, que ante cualquier adversidad por el temor que existía en la nación por el conflicto interno que se agudizó tras la caída de los diálogos de paz con las Farc, ganaron una reñida final por un gol contra México. Colombia les dio las gracias y celebró como nunca el único palmar que tiene el balompié en toda su historia. Aún es tiempo de volver a soñar.