Diego sí que los cumple feliz

Noticias destacadas de Deportes

Este jueves, cuando festeja 48 años de vida, Maradona será confirmado como nuevo seleccionador de Argentina, otro de sus sueños.

Los argentinos, la calle, donde se miden los humores, no están tan de acuerdo con la designación de Maradona. Su popularidad es indiscutible, pero la mayoría quería a Carlos Bianchi. Las encuestas fueron lapidarias para el “10”, pero Grondona lo fue para el Virrey. Sus hijos, Julito y Humberto, lo impulsaron a elegir a Diego por encima del entrenador más ganador de la historia de Boca Juniors. También algunos dirigentes de la Comisión de Selecciones. Aunque quien bajó el martillo fue don Julio, dejando también en el olvido a Miguel Ángel Russo, técnico de San Lorenzo. Y dándole, al cabo, el brazalete al capitán que lo condujo al último gran éxito de la selección de Argentina.

Fue Diego quien llamó a don Julio un día después de la renuncia de Basile para ofrecerse como entrenador. “Me la merezco por todo lo que le di al fútbol argentino”, le dijo el crack al presidente. Grondona escuchó y prometió volverse a comunicar con él. Pero pasaron dos semanas desde entonces, las que incluyeron un viaje del mandamás a Zurich. Allí, en la casa madre de la FIFA, se convenció de que la mejor opción era Maradona.

Hay una cuestión de marketing mediante, claro. Porque no es lo mismo sentar a cualquier hijo de vecino en el banco argentino que a una personalidad que es conocida hasta el rincón más exótico de la Tierra. La convocatoria que generará Maradona por el solo hecho de viajar con la Selección albiceleste alrededor del mundo es sinónimo de dinero fresco. Y a no olvidarse de que la AFA tiene un contrato con World Eleven, de Guillermo Toffoni, quien le organiza amistosos en distintos países. Se frota las manos el empresario que fuera arquero amateur de Argentinos Juniors en la década del setenta por el éxito de taquilla.

No obstante, hay otro punto que inclinó la balanza hacia Diego: en un plantel cargado de estrellas y de vanidades, el más popular es él. Ni Lionel Messi, ni su yerno Kun Agüero, ni Carlos Tévez. La figura es Maradona. Y con su personalidad, opacará a aquellos que tenían una disputa de vedette. Además, pocos podrán cuestionarle sus decisiones, como pasó con Basile, más allá de que ningún futbolista lo hizo público. Puede resultar, además, un factor de motivación. De hecho, el astro acompañó a la selección olímpica a Pekín y su presencia en el tramo final, cuando Argentina se colgó la medalla dorada, fue fundamental y emotiva.


Grondona buscó, además, recuperar la mística de 1986, la última vez que los argentinos disfrutaron una vuelta olímpica a nivel mundial. Por eso convocó a Bilardo, el estratega de aquella proeza en México. El Doctor será hombre de consulta para Diego, pero las determinaciones tácticas y las convocatorias serán manejadas por el “10”, quien este miércoles se reunió con Sergio Batista y, no había podido convencer al Checho de que lo acompañara como ayudante de campo.

Es más, la idea del “5” de aquella selección de Bilardo en la que Maradona fue rey era seguir como entrenador de los Juveniles. José Luis Brown, otro campeón ochentoso y técnico de la Sub 17, estaría en la misma postura. Y lo que parecía un hecho, que Batista dirigiría a la Mayor en el amistoso que Argentina tiene que jugar con Escocia el 19 de noviembre en Glasgow, ahora no era tan así. Es que Diego quiere asumir ya, tomar el poder por el que tanto luchó desde que dejó de jugar a la pelota y, en especial, hace tres años, cuando terminó con su adicción a las drogas, su principal karma.

Pedro Troglio, técnico y amigo de Maradona, actualmente en Cerro Porteño de Paraguay, sería su colaborador más cercano. Fernando Signorini y Javier Vilamitjana serán sus preparadores físicos.

Camiseta de la selección Argentina: 220 pesos moneda local, unos 161 mil colombianos. Ser técnico del equipo que la viste: no tiene precio. Jugando con la publicidad de una tarjeta de crédito, no había manera de comprarle mejor regalo a Diego Armando Maradona el día de su cumpleaños.

Porque este jueves, cuando celebre sus 48, se oficializará el ofrecimiento que el presidente de la AFA, Julio Grondona, le hizo el martes, en el mediodía de Buenos Aires, cuando el futbolista más grande que tuvo este país y muchos piensan, el mundo aterrizó en el aeropuerto internacional de Ezeiza tras jugar al Showbol en Georgia. Sí, Pelusa, aquel pibe de cabello ensortijado que lejos de soñar con la fama jugaba para los Cebollitas y anhelaba estar en un Mundial, será el entrenador del equipo albiceleste acompañado por Carlos Salvador Bilardo, el técnico que lo dirigió en la gesta de México 86. Claro que la noticia, que tuvo impacto en el planeta entero, esconde detrás una madeja. Y vale la pena desenredarla para conocer los motivos que llevaron al máximo dirigente del fútbol de estas latitudes a elegir al increíble “10” como el reemplazante de Alfio Coco Basile.

Comparte en redes: