La edad se lleva en la mente

Este 2014 termina con grandes satisfacciones en mi vida personal y deportiva: me gradué de enfermera y gané de forma anticipada el título de la Liga Diamante. Además logré mejorar mi propia marca.

/ El Espectador

Éste que termina fue un gran año deportivo y personal para mí. Ganar de forma anticipada el título de la Liga Diamante significó alcanzar uno de los objetivos planteados a comienzo de la temporada. Es ver como cada esfuerzo y sacrificio valen la pena.

Algo importante también para destacar fue que el 18 de julio rompí la barrera de los 15 metros y más allá de la felicidad, es demostrarme que puedo hacer en la pista lo planeado por mi entrenador Ubaldo Duany, que siempre me pide mejorar algunas falencias técnicas.

Tengo que decir que a mí, romper marcas no me trasnocha. Sólo trabajo para alcanzar objetivos, porque creo que todo llega en el tiempo perfecto. Pero claro, que sin obsesionarme, una meta deportiva es romper el récord mundial y ganar el oro olímpico. Son los desafíos propios de un deportista.

La gente habla de que cuando llegue a los Olímpicos de Río de Janeiro ya voy a tener 33 años, pero mi edad no creo que sea una barrera para ganar el oro. La edad se lleva en la mente.

Gracias al compromiso y la responsabilidad, de mi entrenador, mía y de un gran grupo de trabajo es que puedo decir que desde el 5 de agosto de 2012 no he perdido ninguna competencia, y eso sin duda es motivo de orgullo.

Mi mayor y único temor es no estar bien preparada, por esa razón siempre me concentro en hacer las cosas bien y salir satisfecha con mi desempeño. Y eso, sin duda, lo he aprendido de mi entrenador. Le otorgo primeramente a Dios mis resultados y luego a Ubaldo. Él es la persona con la visión de hacer un cambio que marcaría mi vida para siempre. Después empezamos un fuerte trabajo. Es el motor de mi vida deportiva.

Este año también fue muy importante en vida profesional, pues me gradué de enfermera y ahora estoy terminado una maestría.

Gracias a todos los colombianos por apoyarme. Extraño mucho mi país, pero evidentemente estoy muy agradecida con Puerto Rico que me ha brindado y acogido de la mejor manera.