Una alianza de El Espectador y Mutante.org

hace 3 horas

El alemán logró el título por primera vez: Rosberg, el rey de la F1

El piloto de Mercedes cumplió su sueño y cerró la boca de sus detractores en Abu Dabi al convertirse en el campeón mundial.

Nico Rosberg logró el título mundial 34 años después que su padre, Keijo Erik Rosberg. / AFP
Nico Rosberg logró el título mundial 34 años después que su padre, Keijo Erik Rosberg. / AFP

Se sabía que la final de la Fórmula 1 iba a estar de infarto. Dos grandes peleaban para quedarse con el título. En la prueba de Yas Marina, Nico Rosberg quedó a cinco puntos de Lewis Hamilton, quien la dominó de principio a fin, y sólo necesitaba quedar detrás de él en Abu Dabi para coronarse campeón. Y así fue: el alemán sacó todo su potencial y logró su objetivo.

El piloto de Mercedes tenía claro que no debía desesperar si quería ser campeón y mantuvo controladas sus emociones, como si supiera lo que iba a pasar. Siempre supo que debía terminar detrás de Hamilton para quedarse con el título. El inglés, tres veces campeón mundial, necesitaba ganar en Abu Dabi y esperar que Rosberg no terminara en el podio, algo que no se dio.

Nada estaba escrito. El alemán, de 31 años, tuvo mucha presión a lo largo de la carrera por parte de los pilotos del equipo Red Bull, Max Verstappen y Daniel Ricciardo, quienes le pisaban los talones, pero siempre apeló a la calma. Rosberg se la jugó en la primera mitad para adelantar con coraje al holandés Verstappen y así recuperar el segundo lugar que le podría dar el triunfo.

En las vueltas finales supo manejar la persecución que le estaba haciendo el piloto del equipo Ferrari, Sebastián Vettel. “Fue muy intenso todo. Esas últimas dos vueltas fueron muy complicadas, con Vettel detrás. Creo que todo va a salir con el pasar de los días”, afirmó Rosberg durante la rueda de prensa después de la competencia. Sus ojos dejaban ver la emoción: aún no creía lo que había conseguido.

Siempre tuvo como referente a su padre, Keijo Erik Rosberg, y hoy, luego de 34 años, repitió una de sus hazañas. “Estoy muy orgulloso de haber conseguido lo mismo que mi padre, conquistar el título mundial”, afirmó emocionado desde el podio.

El alemán comenzó en la Fórmula 1 como piloto titular en 2006, cuando se unió a la escudería Williams después de ganar el GP2 Series. El nuevo campeón mundial suma 205 carreras a lo largo de su carrera, con 24 victorias, 56 podios, 30 poles y 20 vueltas rápidas. Una hoja de vida que es envidiable para más de uno y que lo posiciona como el líder de la temporada 2016.

Se subió por primera vez a un auto de Fórmula 1 cuando tenía seis años. Aunque es alemán se estrenó como piloto en Mónaco, en las competiciones del sur de Francia, debido a que su familia vivía allí. Su primer triunfo fue en la Liga Côte d’Azur, en la categoría de 10 a 12 años. Un año después ganó el campeonato francés de la misma categoría. Poco a poco demostraba que los triunfos grandes estaban por llegar. Y eso lo comprobó ayer al ganar el premio mundial.

Con un grito y vueltas sobre su eje, el piloto de Mercedes celebró su primer título. “Definitivamente no fue la carrera más divertida que tuve, con Max Verstappen al principio presionando y esos chicos llegando al final. Esa última vuelta no fue muy agradable porque se me podía ir el triunfo. Me alegro de que ya haya terminado. Quiero dedicar la victoria a mi esposa, muchas gracias por el apoyo”, añadió emocionado el alemán luego del triunfo.

A pesar de que el británico era del mismo equipo, al finalizar la carrera el alemán reveló que “fue una carrera horrible. No quiero hacer ningún comentario sobre la actitud de Hamilton. Sólo quiero decir que había dos perspectivas: la del equipo y la suya. Lo hablaremos, como siempre hemos hecho”.