El deporte que más campeones mundiales le ha dado a Colombia: ¿Y el patinaje qué?

Desde que esta disciplina cogió fuerza en el país, se está soñando con que entre a hacer parte de los Juegos Olímpicos, sin embargo, el tiempo ha pasado y eso no se ha hecho realidad. Las potencias han dejado de interesarse por figurar y se está perdiendo el horizonte.

Los ganadores de oro en 3.000 m relevos: César Núñez (izq.), Andrés Jiménez y Andrés Felipe Muñoz (der.)/ Fedepatín
Los ganadores de oro en 3.000 m relevos: César Núñez (izq.), Andrés Jiménez y Andrés Felipe Muñoz (der.)/ Fedepatín

El deporte que más campeones mundiales le ha dado a Colombia es el patinaje de carreras. Luego del Mundial de Nanjing, China, que terminó a mediados de septiembre, son 243 las medallas de oro que han llegado colgadas en el pecho de patinadores colombianos, tras triunfar en la pista o en la ruta. El proceso en semilleros sigue siendo exitoso y eso ha permitido que al seleccionado tricolor lo integren talentos que puedan seguir manteniendo a Colombia como la potencia mundial del patinaje de velocidad. Además, el apoyo de la empresa privada se ha mantenido en los últimos 16 años y por eso los resultados siguen siendo positivos (14 títulos de 16 posibles). Pero, ¿qué futuro tiene este deporte en el mundo? ¿Vale la pena invertirle a una disciplina que no es olímpica? ¿Hay que apuntarle al patinaje sobre hielo? El presidente de la Federación Colombiana de este deporte, Alberto Herrera Ayala; el mánager general de la selección nacional, Elías del Valle, y el máximo campeón mundial masculino colombiano, Andrés Felipe Muñoz, lo analizan para El Espectador.

La selección colombiana de patinaje de carreras regresó esta semana a Colombia luego de ganar un total de 20 medallas de oro, 16 de plata y 9 de bronce, entre las categorías juvenil y mayores. Una vez más vapuleó a sus rivales y se consolidó por séptimo año consecutivo como la mejor del mundo. Figuras nacientes como Daniela Mendoza (ganadora de cinco oros) o Jaime Uribe (con tres metales dorados), además de la consolidación de leyendas como Jersy Puello y Andrés Felipe Muñoz (28 y 25 títulos del mundo, respectivamente), hicieron que Nanjing fuera una cita especial para nuestros patinadores.

Pero a pesar de la historia que se sigue haciendo, parece que cada vez los resultados en el patinaje de carreras tuvieran menos trascendencia. En el mejor año de la historia del deporte nacional, la disciplina más ganadora no podía fallar y se cumplió, pero no hubo caravana, como sí ocurrió con otros deportistas. “Eso es algo más que todo cultural. Los colombianos tenemos la mala costumbre de que todo lo bueno se vuelve paisaje. Pensamos que si no se ganan más de 20 oros nos fue mal. Se acostumbraron a que somos los mejores. Acá, ganar en patinaje no es un mérito sino una obligación. Y por eso cada vez se valora menos lo que hacemos los patinadores”, destacó Andrés Felipe Muñoz, quien, eso sí, con objetividad le reconoció a este diario que “al patinaje lo veo como un deporte perdido. La Federación Internacional de Patinaje y el Comité Olímpico Internacional están cayendo en el error de modificar las reglas para intentar agradarle al movimiento olímpico, pero en los últimos años han desaparecido pruebas y han cambiado tanto el reglamento que la gente no sabe ni lo que va a correr. Hay que ponerle seriedad al asunto”, dice eufórico.

El sueño de los patinadores colombianos desde 2000, cuando comenzó la era ganadora liderada por el técnico cartagenero Elías del Valle, ha sido que el patinaje de carreras llegue a ser parte de los Juegos Olímpicos de Verano. Cada olimpiada renace la esperanza de que se abra esta oportunidad. Sin embargo, el tiempo ha pasado y cada vez parece más lejana esa opción. No obstante, el propio Del Valle, quien ahora es el mánager general de la selección, cree que “el patinaje es un deporte que sigue creciendo, todos estamos soñando con estar en unos Olímpicos. Creo que será pronto, porque el interés del Comité Olímpico Internacional es mucho. Cada vez solicitan más cambios y sus solicitudes han sido respondidas por parte de la Federación”, destaca el cartagenero.

El presidente de la Federación Colombiana de Patinaje, Alberto Herrera, también ve cerca ese sueño y destaca que “el que le hayan abierto las puertas al skateboarding para ser una de las cinco disciplinas invitadas a Tokio 2020 nos va a ayudar mucho. Hemos insistido y estado cerca. Sería lindo que el patinaje de carreras fuera invitado a los Juegos de 2024”.

Pero quien piensa diferente es Andrés Felipe Muñoz, quien tiene un discurso crudo pero realista. “La opción de llegar a Olímpicos de Verano la veo muy lejana, porque la Federación Internacional necesita un patrocinador mundial, que cobije el deporte para que este pueda tener televisión. No es viable un deporte sin televisión, porque no hay patrocinadores. El deporte es un negocio y al no tener difusión, nadie se va a interesar en invertir. Entonces por eso el deporte del skate está en la lista de los cinco que pueden ser invitados a Tokio 2020. A la Federación Internacional le dieron un cupo y eligió el skate”, comenta el caleño, quien reconoce que “el patinaje de carreras es llamativo y puede llegar a ser una disciplina muy seguida por la gente, porque es muy agradable de ver, pero no han llegado empresas como Red Bull o ESPN, quienes están apoyando el skate, y por eso esta disciplina ha dado ese paso”.

Y es claro, a las potencias no les interesa el patinaje de carreras y por eso Colombia barre con todas las medallas. No obstante, Herrera asegura que “la gente dice que si el patinaje llega a ser olímpico, no vamos a ganar más, pero la verdad es que tenemos una estructura muy organizada en Colombia, con excelentes profesionales, lo que nos permite tener una calidad impresionante de deportistas. Obviamente puede que no se gane la misma cantidad de medallas, porque el programa no lo va a permitir. Pasaríamos de competir por 46 medallas en juvenil y mayores a sólo seis medallas, tres y tres. Es lo obvio. Pero de esas seis medallas apostaríamos por ganar un 50 por ciento”, destaca el dirigente, quien asegura que en la Federación de Colombia han trabajado de la mano de Coldeportes y el Comité Olímpico Colombiano para que la estructura del patinaje nacional sea tan fuerte como la de cualquier deporte que hace parte de los juegos de verano, así que “el día ne que se dé esa aprobación, estaremos preparados para triunfar”.

El hielo es el futuro

Aunque el patinaje de carreras seguirá dando su pelea por llegar a unos Olímpicos de Verano, el patinaje sobre hielo es una de las disciplinas de los Juegos Olímpicos de Invierno, un evento que en Colombia no tiene acogida porque nunca han ido grandes delegaciones a luchar por medallas. Sin embargo, tiene una relevancia similar a la de los juegos veraniegos a nivel mundial. Las potencias se preparan para dominar estos medalleros y para Colombia, competir en el patinaje de hielo sería una opción.

De hecho, eso ya lo han intentado, pero el problema es que la técnica es totalmente diferente. Una campeona como Cecilia Baena, quien logró 24 títulos del mundo en el patinaje de carreras, nunca pudo adaptarse y recientemente Andrés Felipe Muñoz también lo intentó, pero no consiguió resultados destacados. “Tuve la oportunidad de ir con la Federación Colombiana a Estados Unidos a intentar prepararme para el patinaje en hielo, pero por experiencia te digo que son deportes totalmente diferentes, la técnica es otra. Nosotros tenemos movimientos mecanizados que no nos ayudan para nada en el hielo. Unas mañas con la cadera y otros músculos nos hacen lentos en el hielo y así es muy difícil”, reconoce. De hecho, se arriesga a decir que en Colombia se debería apostar por el patinaje sobre hielo si es que se quieren ganar medallas olímpicas. “Pienso que no se puede descuidar el deporte en el que somos mejores en el mundo, pero hay que prestarle atención al tema del hielo, porque es una disciplina que podría marcar historia en unos juegos en los que hemos tenido una actuación muy pobre. Hay que mostrar interés, se requiere una inversión muy grande para el hielo, porque al no tener una pista en Colombia, tendrían que estar los deportistas en otro país (EE.UU. u Holanda). O la otra es intentar hacer una pista en el país, pero quién estaría dispuesto a eso?. El tema es de dinero. El talento y las ganas están”.

Colombia por ahora seguirá dándolo todo por seguir dominando este deporte a nivel mundial. Con el apoyo de empresas como Postobón continuarán fabricando campeones, pero el sueño de que estos pasen a ser olímpicos seguirá siendo una obsesión.

Temas relacionados