"El más sorprendido soy yo": Arturo Boyacá

César Pastrana, presidente del club, despidió al estratega porque "no estaba satisfecho por la manera como se estaba manejando el proyecto".

El pasado viernes, después del empate frente al Deportivo Cali por la Copa Sudamericana, el presidente de Santa Fe, César Pastrana, se reunió en privado con seis jugadores del equipo, los más experimentados.

En la noche, el dirigente le mandó un mensaje al técnico Arturo Boyacá en el que le decía que tenían que hablar. El estratega le respondió que estaba disponible y lo esperó el domingo en el estadio de Techo, pero Pastrana no asistió al partido que el conjunto albirrojo perdió ante Equidad.

Este lunes el directivo citó al entrenador en la sede del club, a las 4:00 p.m., justo después de reunirse con los demás miembros de la junta directiva.

“Cuando entré me dio la carta de terminación del contrato y me dijo que él había tomado esa decisión, que era irrevocable y que contaba con el respaldo de los demás dirigentes”, le contó Boyacá a El Espectador, todavía sorprendido por la noticia.

El club, en un comunicado oficial, no explicó las razones de la determinación, pero Pastrana les dijo a algunos medios que “yo no estaba satisfecho por la manera como se estaba manejando el proyecto en todos los aspectos”, aunque si hubiera ganado el domingo, Santa Fe sería el único líder del campeonato.

Fiel a sus principios y a su estilo, Boyacá aceptó respetuoso la decisión y le agradeció al presidente por haberlo tenido en cuenta hace cuatro meses. “Cuando llegué había un grupo atomizado, con unos veteranos que a nadie le servían y unos chicos que nadie conocía. Hoy puedo decir que recuperamos a los futbolistas más experimentados del plantel, que están siendo útiles para el club, y que a muchos jugadores jóvenes ya los conocen”, señaló Boyacá, seguro de que no hay razones extradeportivas en su salida.

“El grupo siempre trabajó con mucho profesionalismo y seriedad, los jugadores fueron receptivos a mi propuesta futbolística y siento que lo estaban expresando en la cancha, este equipo juega bien, aunque debe ajustar muchas cosas, como es normal cuando se está comenzando un torneo”, agregó.

“Yo estaba tranquilo en Venezuela, trabajando en un proyecto interesante. Acepté el llamado porque era Santa Fe, una institución a la que quiero mucho y que se la jugó por mí, por eso me sorprende tanto esto”, sentenció Boyacá, quien tomó la difícil pero aplaudida decisión de poner como titular al arquero Camilo Vargas y relegar al banquillo a Agustín Julio.

El ya extécnico finalizó diciendo que “incluso la hinchada, incrédula hace unos meses, estaba satisfecha con el fútbol que practicaba el equipo”.

Y aunque un representante del Santa Fe contactó la semana pasada al técnico vallecaucano Diego Édison Umaña y le ofreció hacerse cargo del equipo, anoche Pastrana anunció que Wilson Gutiérrez, exjugador cardenal y asistente de Boyacá, fue nombrado como técnico en propiedad y tendrá la asesoría del también exfutbolista Víctor Rozo. Gutiérrez dirigió al equipo en un partido del torneo pasado, ante Itagüí, luego de la dimisión de Néstor Otero.

Santa Fe entrenará este martes en el club La Fortaleza, en la vía Suba-Cota, y este miércoles viajará a Cali, en donde el jueves enfrentará a los azucareros, en el partido de vuelta de la segunda ronda de la Copa Sudamericana. El duelo entre Santa Fe y América, que debía jugarse este miércoles en El Campín, quedó aplazado para el próximo 12 de octubre.

últimas noticias

El modelo Pékerman está en juego

Lewandowski: más que un goleador

“Bolillo” Gómez, el mundialista