"El Mundial, un sueño que no se cumplió": Iván Ramiro Córdoba

Entrevista con el jugador paisa, quien hace 15 días se retiró oficialmente del fútbol, tras 19 años de una exitosa carrera en la que ganó con el Inter de Milán 17 títulos.

Hace 15 días, Iván Ramiro Córdoba, el futbolista colombiano con el mayor número de títulos, jugó sus últimos siete minutos como profesional, tras una exitosa carrera de 19 años. Ese domingo vistió por última vez la camiseta del Inter, equipo con el que ganó trece campeonatos locales y cuatro internacionales. Esa tarde recibió la ovación de los hinchas y la de sus compañeros, que en una especie de pirámide humana lo lanzaron por el aire.

Su historia, desde su debut en la Primera B del fútbol profesional colombiano, hasta su graduación con el Inter, la comparte este antioqueño de 35 años con El Espectador.

En 1993 debutó con el Deportivo Rionegro, ¿qué recuerda de su primer partido como profesional?

Mi primero como profesional fue contra Alianza Petrolera. Ingresé por una lesión que sufrió en el partido el defensor central de entonces, Alfonso Muñoz.

¿Recuerda su primer gol?

También mi primer tanto se lo hice a un equipo de la B, pero no recuerdo exactamente a cuál.

Luego se fue a jugar el Atlético Nacional, ¿qué remembranzas tiene de esa etapa en el equipo antioqueño?

A Nacional llegué en enero 1996 y jugué hasta diciembre de 1997. Creo que fueron 74 partidos y anoté un gol jugando contra Santa Fe. Ganamos en el año 1997 la Copa Interamericana, que fue mi primer título como profesional. Ya había conquistados dos campeonatos con la selección de Antioquia juvenil y sub-23. Mis técnicos en Nacional fueron Juan José Peláez y Gabriel Gómez.

Después dio el gran salto al fútbol argentino. ¿Qué fue lo mejor de su etapa con el San Lorenzo?

La gran experiencia adquirida en un fútbol más rápido comparado con el practicado en nuestro país. La organización de los equipos, todos como clubes; la gran mayoría con estadios y sedes propias. Conocí muchas personas importantes del fútbol mundial.

¿Cómo hizo para adaptarse a otro país, a otra cultura?

Con respeto, humildad y sobre todo siendo fiel a mis principios de honestidad y lealtad con la institución, directivos, compañeros e hinchas. En un país tan futbolero, hay más respeto por todos los profesionales de este deporte.

De ahí pasó al Inter por una cifra récord de dinero para un futbolista colombiano. Y allí, el pasado domingo terminó su etapa como futbolista, ¿qué pasa por su cabeza cuando sabe que ganó 17 títulos con el equipo italiano?

A este equipo llegué a finales de diciembre de 1999, siendo técnico Marcello Lippi, quien me apoyó mucho. Considero que es una graduación definitiva en mi profesión, una realización plena, la satisfacción del deber cumplido, el haber contribuido para que en esta etapa el club consiguiera todos esos títulos.

Triunfar en el fútbol italiano no es una tarea fácil, ¿usted cómo lo logró?

Con mucha disciplina, respeto absoluto por el trabajo y las personas, siendo un profesional íntegro.

¿Qué significa para usted ser el futbolista colombiano más ganador de la historia?

Todo lo recibo con la misma humildad de siempre, con mucho agradecimiento a Dios, a mi familia, padres, esposa, hijos, hermanos y todas las personas que me han apoyado, así como también a todos los medios de comunicación.

De esos 17 títulos, ¿cuál es el que recuerda con mayor cariño?

Todos significaron mucho, pero creo que me sentí muy feliz cuando ganamos la primera Copa Italia, siendo el capitán me correspondió alzar la copa con el técnico Roberto Mancini. Ahí empezamos la ola seguida de títulos.

En sus 19 años como profesional, ¿cuál o cuáles fueron los técnicos que más le aportaron y por qué?

A todos les he aprendido mucho, desde Jorge Echeverri, pasando por Jesús Ramírez, Jairo Ríos, Carlos Navarrete, Luis Fernando Montoya, Juan José Peláez, Gabriel Gómez, Hernán Darío Gómez, Javier Álvarez, Francisco Maturana, Luis García, Reinaldo Rueda, Jorge Luis Pinto, Eduardo Lara; en San Lorenzo, Vieira, ‘Coco’ Basile, Óscar Ruggeri; en Italia, Marcelo Lippi, Marco Tardelli, Héctor Cúper, Alberto Zaccheroni, Roberto Mancini, José Mourinho, Benítez, Leonardo, Gasperini, Claudio Ranieri y Andrea Stramaccioni.

¿Cuál fue el día más feliz de su vida como futbolista?

Cuando ganamos la Copa América en Colombia.

¿Qué recuerdos tiene del día en que anotó el gol para el título de la Copa América?

Recuerdos muy hermosos de todo lo que se vivió aquel día, toda Colombia vibrando de alegría y se notó mucha unidad en torno al equipo. Además, significaba el primer título internacional obtenido por una selección de mayores en el fútbol en toda la historia.

¿Y el más triste?

Cuando murió Marc-Vivien Foe, en el partido Colombia-Camerún por la Copa de Confederaciones en 2003, en Francia.

¿Quién fue el delantero que más dolores de cabeza le dio?

Enfrenté a cantidad de delanteros demasiado difíciles como Ronaldo, Inzaghi, Shevchenko, Owen, Lionel Messi, Batistuta, Ronaldinho e Ibrahimovic. De Colombia recuerdo delanteros complicados de marcar como Iván René Valenciano, Hamilton Ricard, Tino Asprilla y Tren Valencia.

En una carrera llena de éxitos, ¿le quedó la frustración de no jugar un Mundial?

No como frustración, sino como un sueño que no se cumplió por razones ajenas a mi voluntad.

¿Cuál es su opinión del técnico Hernán Darío Gómez, quien fue justamente quien no le dio el chance mundialista?

Lo considero como uno de los técnicos mas capaces del fútbol colombiano.

¿Le quedó alguna cuenta pendiente?

Creo que he hecho todo lo que mis capacidades físicas e intelectuales me han permitido.

Paralelo a su carrera de futbolista ha tenido la posibilidad de ayudar a mucha gente con sus fundaciones, ¿qué representa eso para usted?

Es un sentimiento que toda mi vida me ha acompañado: ayudar a mis compatriotas, en especial a los niños de estratos uno y dos. En un principio como embajador de buena voluntad de Unicef hicimos un programa en compañía de la Gobernación de Antioquia. Trabajamos con casi 70 mil niños, a los que ayudamos con algunas pequeñas cirugías y lentes. De ahí nació la Fundación colombiatequierever.com. Desde hace ocho años damos almuerzos diarios por año lectivo a los niños de escuelas públicas en Rionegro. Los acompañamos con tratamiento sicológico. Se ha apoyado también a otras fundaciones que desarrollan algo similar a lo nuestro, así como ayudas al sostenimiento del Barco Hospital del Pacífico. En todas estas obras ha estado en la ayuda constante de mi esposa María Isabel, mis padres y familiares.

También fue el gestor de la creación de la Asociación de Futbolistas en Colombia, ¿se siente orgulloso?

Como el creador no lo considero, esto nació en la necesidad de asociarnos para lograr algunos derechos que no se tenían en nuestro país como jugador profesional, derechos laborales, seguridad social como cualquier trabajador. Nos reunimos entonces Óscar Córdoba, Mario Yepes, Farid Mondragón, Miguel Calero, Fabián Vargas, Juan Pablo Ángel, Willington Ortiz, Luis García, González Puche y Viveros, entre otros. Me eligieron como el primer presidente, por un período de cinco años.

¿Usted cree que el ser uno de los gestores de dicha fundación le significó ser vetado en la selección de Colombia?

No sé, entonces nos debieron vetar a todos porque una asociación de esta índole no la crea una sola persona y no fue sólo mi idea. Hice parte del sentir de todos en ese entonces.

Ahora será mánager del Inter, ¿qué representa esto reto para usted?

Todavía no sé en qué cargo voy a quedar. Pero será una tarea muy interesante, que me permitirá a la vez seguir en el fútbol. Ahora me estoy preparando, ya hice un año de Administración Deportiva y otro año para técnico de fútbol.

¿Seguirá el camino de directivo o de técnico?

Mi desempeño me irá orientando para qué alternativa seré mejor.

¿Cómo ve el camino de la selección de Colombia con José Pékerman?

A la selección siempre le he buscado y deseado lo mejor. Creo que el profesor Pékerman es una persona muy estudiosa y capacitada, de mucha experiencia y como tal nos debe ir bien.

¿Se siente un hombre realizado?

En el fútbol compitiendo sí, aunque creo que tengo todavía muchas cosas por hacer en la parte directiva.

347596

2012-05-20T21:00:00-05:00

article

2013-11-05T13:56:26-05:00

none

Por OLGA LUCÍA BARONA TORRES [email protected]

Deportes

"El Mundial, un sueño que no se cumplió": Iván Ramiro Córdoba

65

9033

9098

 

Gustaron

Sección: 
Deportes

América, del infierno a la gloria

2019, el año del deporte colombiano