El príncipe jordano que quiere ser presidente de la Fifa

Ali bin Al Hussein, de apenas 39 años, habla de frente de la corrupción del organismo y de la necesidad de un cambio.

Archivo AFP

El actual presidente de la Fifa, Joseph Blatter, el exjugador portugués Luis Figo, el presidente de la Federación Holandesa, Michael van Praag, y el príncipe jordano Ali bin Al Hussein encabezan las cuatro candidaturas presentadas para las elecciones presidenciales del máximo organismo del fútbol mundial el próximo 29 de mayo.

Dentro del ramillete llama la atención el nombre del príncipe jordano Ali bin Al Hussein, de 39 años de edad, actual presidente de la Federación de Fútbol de su país y uno de los actuales vicepresidentes de la Fifa, quien, sin embargo, no cuenta con el apoyo unánime de Asia . El más joven de los cuatro candidatos, no es respaldado ni por su propia Confederación. Los dirigentes del fútbol de la región aclamaron a Blatter en Sao Paulo y el influyente jeque Ahmad Al Fahad Al Sabah, presidente del Comité Olímpico Asiático (OCA), reiteró recientemente su apoyo al suizo, estimando que era demasiado pronto para el príncipe Alí.

Él dice que pese a su juventud y a esta falta de apoyo seguirá en su carrera por la presidencia de la Fifa, en poder de Blatter, de 78 años, desde 1998. “Quiero erradicar una cierta cultura de la intimidación que hay en la Fifa”, desafía el príncipe a sus opositores.

“Yo no puedo hablar mucho, sabiendo que en el pasado, otros que han ocupado esta posición han sido castigados. Y si hablamos de transparencia, me gustaría ver más adelante un debate público con la presencia del presidente para que todo el mundo pudiera ver las posiciones de cada uno”, reflexionó.

“Tengo un gran respeto por lo que Blatter ha hecho en el pasado. Pero, si hablamos propiamente sobre reformas no creo que las viera. Honestamente, pienso que habría que dar una oportunidad a otra persona. Dicho esto, soy consciente de que algunas confederaciones organizan sus elecciones en estos meses. Espero que las cosas vayan bien, en la buena dirección”, se fue de frente el príncipe.

“Después de escuchar a muchos colegas que me reiteraron que era el momento de cambiar, tomé la decisión de presentarme por el bien del fútbol. El cambio, sin embargo, ha de ser desde arriba. Somos varios candidatos y necesitamos unas elecciones limpias. La campaña ya ha empezado y va a ser un desafío. Aunque queda mucho para el 29 de mayo, tengo mucha confianza”, subrayó el jordano, que reveló que cuenta con el apoyo de las federaciones de Inglaterra, Estados Unidos, Georgia, Bielorrusa, Malta y Jordania.

“Tengo el apoyo de tres confederaciones diferentes (por continentes), y aprecio el soporte de Michel Platini, presidente de la UEFA, que está trabajando codo a codo conmigo”, agregó.

El príncipe Ali elogió al resto de candidatos y reconoció que estaría abierto a trabajar con ellos para mejorar la imagen de la Fifa en todo el mundo: “Estoy deseando reunirme con ellos. Conozco muy bien a Luis Figo, es un buen amigo, y también a Michel van Praag. Considero positivo que haya más de un candidato, eso muestra el profundo deseo por el cambio”.

Al Hussein se mostró convencido de poder derrotar a Joseph Blatter: “Es el momento de recuperar la confianza perdida. Hay que reformar la Fifa y recuperar la confianza perdida, no solo de los aficionados y las federaciones, sino también de los socios y los protagonistas en este deporte. Debemos mandar un mensaje claro y mostrar que tenemos un plan a largo plazo, creado por todos los que participan en este juego”, lanzó.