Entre más gana, más ganas

Iván Ramiro Córdoba repasó para El Espectador el año pasado, en el que ganó casi todo y lo cual le impulsa a seguir buscando gloria.

Luego de una década en Italia, puede afirmar sin temor a equivocarse que se acostumbró al éxito.  Y si de tradiciones se trata, en esta época es cuando más extraña aquellas con las que creció en su Medellín natal.

Por eso a Iván Ramiro Córdoba cada diciembre se le hace agua la boca al sólo imaginar servidos los buñuelos y la natilla en el comedor familiar y como único consuelo le queda “mantener vivos esos lindos recuerdos con la señora y los hijos en casa para que ese espíritu trascienda de generación en generación como nos enseñaron los abuelos”.

En Milán, el defensor colombiano recibió el 2011 en medio del calor de hogar mientras la nieve formaba  de ventanas hacia afuera una pasarela blanca, por donde fueron desfilando uno a uno los momentos vividos en el año viejo, que como la propia canción de antaño que lo conmemora, él no olvida ni olvidará porque le ha dejado cosas muy buenas.

¿Ser campeón del mundo es tocar el cielo con las manos?

Es algo muy especial sin lugar a dudas. Es la culminación de un gran sueño, el fruto de un esfuerzo individual y colectivo que genera sensaciones únicas, así que lo dejo a la imaginación de cada uno qué se siente al poderlo sentir como propio.

¿Se puede decir que se acostumbró a dar vueltas olímpicas sin marearse?

Por qué no.

¿Cómo renace la ilusión de obtener un nuevo título, cuando con el Inter lo ha ganado todo?

Porque cuando uno comienza a ganar títulos, eso alimenta más las ganas de alcanzar otros.

Faltó la Supercopa para el pleno, ¿ese es el único lamento de un año inolvidable?

Puede ser, pero si hay que insistir en buscar lamentos, lo vamos a seguir haciendo.

Cuando llegó al Inter, ¿alcanzó a imaginarse que con el paso de los años daría tantas vueltas olímpicas?

La verdad que tantas no, pero cada título lo disfruto como el primero porque encierra mucho trabajo, dedicación y esfuerzo.

Si tuviese que elegir tres consagraciones de las alcanzadas vestido de neroazurri, ¿con cuáles se queda  y por qué?

Con el Inter déjame decir cuatro: la primera Copa Italia que ganamos después de siete años de sequía de títulos, que considero fue el impulso para comenzar a ganarlo todo y además en esa oportunidad pude levantar la copa como capitán, ya que Javier Zanetti estaba en la Copa Confederaciones con la selección de Argentina. Tampoco puedo olvidar el primer Scudetto porque fue el de la honestidad, sin lugar a dudas levantar la Champions League marca para siempre y ni hablar del Mundial de Clubes que logramos hace días en Abu Dabi.

Y en todas esas fotos de celebración siempre aparece al lado de Zanetti…

Sí porque es un gran amigo y compadre además. Tenemos una muy buena relación dentro y fuera de la cancha.

¿Son amigos antes que compañeros?

Indudablemente que sí y es una fortuna vivir y disfrutar momentos tan buenos al lado de una gran persona como él.

¿Se imagina lo que hubiese sido su carrera sin el Inter?

Es difícil pensar en eso. Pero de igual manera me podría imaginar muchos años en Atlético Nacional y haber ganado todo con ese equipo que me dio también mucho en mi carrera.

¿Qué se siente al estar en el club más ganador de 2010?

Si es un sueño hecho realidad sólo jugar, imaginate lo que es ganar defendiendo esta camiseta...

Ser el segundo capitán de un plantel lleno de estrellas, ¿motiva o exige el doble?

Es una gran responsabilidad que motiva y exige el doble.

¿Cambió mucho el equipo con la salida de Mourinho y la llegada de Benítez?

Cada entrenador es diferente en sus métodos y gestión de grupo. Estamos muy agradecidos en el equipo por todo lo que Mourinho le dio al Inter, pero ya no está, así es el fútbol, fue una decisión suya la de irse, así que debemos continuar ganando con el entrenador que esté, ahora y en el futuro, ya que esa es la obligación de estar en un equipo grande.

¿Sueñan con repetir la triple corona o le van a apostar más a la Champions?

Hay que seguir soñando porque como vimos, éstos se pueden realizar.

¿Qué pidió en la Navidad?

Estar con mi familia y bendiciones para toda Colombia, sobre todo en estos momentos que tantos compatriotas sufren por causa del invierno, así que en casa oramos mucho por todos ellos.

¿Se ve jugando la Copa América?


Sí, es uno de los objetivos que tengo en 2011.

¿Con el Mundial Brasil 2014 no pediría más?


No se puede pensar en cumplir y nada más. Después de un logro se abre la puerta para alcanzar muchos más, así que de lograr la clasificación, en el Mundial se debería luchar por lo más grande y ya después al final se hacen cuentas...

242955

2011-01-01T15:58:21-05:00

article

2011-01-01T16:03:54-05:00

ee-admin

none

Fabián M. Rozo Castiblanco

Deportes

Entre más gana, más ganas

27

5543

5570

Temas relacionados