Entre sospechas de soborno, plagio y sobrecostos llegó la bandera olímpica a Tokio