Gobierno extiende la cuarentena para población vulnerable

hace 10 mins
Por: Jorge Tovar

Es exagerado el ingreso de las superestrellas

En tiempos de coronavirus y de redes sociales, me llamó la atención la supuesta afirmación de una científica española que decía: “Ustedes le dan a un futbolista un millón de euros al mes y a un biocientífico le dan 1.800 euros. Ahora ustedes buscan el tratamiento para este virus, entonces busquen a Ronaldo o a Messi para que encuentren la cura”. Más allá de la cuestionable veracidad de la cita, la pregunta es interesante desde el punto de vista de la ciencia económica. 

En 1981, Sherwin Rosen publicó un artículo seminal, en el American Economic Review, sobre la “economía de las superestrellas”.  Si bien él no fue el primero en pensar sobre estos temas, su artículo es el más influyente en esta área particular de la economía. Los economistas trabajamos con la premisa de que la productividad adicional que genera la labor de un trabajador en su puesto de trabajo determina su salario. Es por ello que cada fin de año se ajusta el salario mínimo con base en la inflación (para mantener la capacidad de compra) y el grado de productividad. 

¿La productividad de Messi o Ronaldo realmente es tal como para justificar económicamente sus ingresos? Messi, según cifras de Forbes, entre salario y publicidad, gana US$127 millones anuales; Ronaldo, US$109; Neymar, US$105, y el boxeador Canelo Álvarez, US$94, el primero no futbolista de la lista. La respuesta corta es no.

La respuesta de Rosen se divide en dos. En primer lugar, el talento es escaso y no hay sustitución perfecta. No es posible sustituir el talento de Messi con otros tres que “sumen” su talento. El mejor ejemplo lo vemos con la salida del Madrid de Ronaldo, que ha sido incapaz de reemplazar los cincuenta goles anuales del portugués.

En segundo lugar, la tecnología es capaz de multiplicar miles, millones de veces, el potencial interés del mundo en un personaje. Rosen denomina esto economías de escala de consumo conjunto. Es decir, en términos de audiencia global, la diferencia entre poner a Messi a jugar en un estadio vacío o en uno lleno es casi irrelevante. La teoría de las superestrellas, valga decir, aplica para deportistas, pero también para estrellas del cine y la música. Además, supone tiempos normales. Estos no son tiempos normales. 

Más allá del optimismo con el que veamos el futuro, hoy por hoy Messi y Cristiano valen lo que sus millones de seguidores en redes sociales, pero ello viene de su fama pasada. Hoy todos somos hinchas de médicos y científicos, y en ese sentido se ha visto un redireccionamiento de recursos hacia esas áreas, cuyo impacto será evaluado después, ojalá muy positivo para la humanidad. 

Por otro lado, en ciertos países, EE. UU. por ejemplo, el mercado académico tiene sus superestrellas, entre ellas los grandes científicos de Berkeley, Harvard o Princeton, cuyos sueldos superan en muchos ceros los 1.800 euros. Al final sí hay explicación económica. 

910789

2020-03-23T10:43:50-05:00

column

2020-03-23T10:43:50-05:00

lordonez1_958

none

Es exagerado el ingreso de las superestrellas

45

3044

3089

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Jorge Tovar

El fútbol debe abrir, pero bien

Tiene que haber fútbol

COVID-19 y las finanzas del balón

El juego inglés

A propósito del coronavirus