La esperanza local

Los estadounidenses Andy Roddick y John Isner se clasificaron a los cuartosde final del cuarto grande de la temporada. Serena Williams avanzó a semifinales.

El público estadounidense se acostumbró, al menos desde 1968, cuando comenzó la era abierta, a festejar el título de sus jugadores en el US Open. El dominio de Jimmy Connors y John McEnroe en los años ochenta y de Pete Sampras y Andre Agassi en los noventa malacostumbró a los aficionados de Nueva York.

Pero Flushing Meadows no celebra un campeonato de un estadounidense en el cuadro de varones desde 2003, cuando Andy Roddick, en ese entonces un adolescente irreverente, se alzó con su primer y único US Open, tras ganarle al español Juan Carlos Ferrero. Pete Sampras había puesto fin en 1990 a la racha más longeva (cinco ediciones) sin que el Billie Jean Tennis Center tuviera a un campeón local.

En damas, mientras tanto, la espera no ha sido tanta, porque hace dos ediciones Serena Williams se coronó campeona tras derrotar a la serbia Jelena Jankovic. Precisamente la exnúmero uno del mundo y preclasificada 28 en el US Open 2011 fue la primera local de la jornada de ayer en avanzar, al vencer a la rusa Anastasia Pavlyuchenkova, por 7-5 y 6-1.

Y es que ayer volvió a salir el sol en el complejo, tras dos días de inactividad por las lluvias, y con él los locales brillaron y accedieron a las siguientes rondas, para soñar de nuevo con que el trofeo se quede en casa.

Andy Roddick superó al español David Ferrer, preclasificado número cinco del abierto, con parciales de 6-3, 6-4, 3-6 y 6-3, y enfrentará mañana al número dos del mundo, el también español Rafael Nadal, quien a su vez derrotó en tres sets (7-6, 6-1 y 6-2) al luxemburgués Guilles Müeller.

La armada norteamericana, además, tendrá en cuartos de final al nacido en Carolina del Norte, el espigado John Isner, quien tuvo que recurrir a los tie- breaks, muy común en sus actuaciones, para deshacerse del francés Guilles Simon, con parciales de 7-6, 3-6, 7-6 y 7-6.

En la siguiente ronda chocará con el británico Andy Murray, quien fue el verdugo del único local que salió derrotado en la jornada de ayer: Donald Young.

Tras el retraso por lluvia, los jugadores no descansarán y tendrán que disputar hoy sus partidos de cuartos de final.

En el cuadro de damas se disputarán las semifinales y en ellas estará otra angloparlante, pero de Australia: Samantha Stosur. La potente sacadora, que usa gafas para jugar, pero que en esta edición, por el clima, decidió guardarlas, dio la sorpresa al superar fácilmente a la preclasificada número dos, la rusa Vera Zvonareva.

Los ojos estarán clavados, sin embargo, en la menor de las Williams, que chocará con la número uno del mundo, la danesa Caroline Wozniacki.