Esposa de Pablo Armero confirma que seguirá su relación con el futbolista

María Elena Bazán aseguró que "es un gran padre", y que primó los momentos que han vivido como familia.

Instagram: @pabloestifer

Luego de la llegada de Pablo Armero a Colombia, tras recobrar su libertad al pagar los 1.500 dólares de fianza que le exigieron por haber golpeado a su esposa María Elena Bazán, ella confirmó que volverá con el jugador del Udinese de Italia y de la Selección Colombia. María Elena asegura que tanto ella como sus hijos lo extrañan, motivo por el cual tomó la decisión y la hizo pública a través de una fotografía en su cuenta de Instagram.

En el mensaje que acompañaba la fotografía, María Elena destacó que Pablo Armero es un buen padre y que han sido más los momentos buenos que los “incómodos” (como manifestó en su texto), lo cual la motivó a seguir adelante con su relación con el futbolista a pesar de la agresión que ocurrió en el Hotel Metropolitan de Miami, y de que ya hay un historial previo de violencia entre ellos.

“A Dios, a mi familia y a todos aquellos que nos desean lo mejor, muchas gracias. Es un momento difícil por el que atraviesa nuestro hogar, sobre todo para mi esposo que por una acción incomoda, no creí que llegaría a esos límites. Confiados y cogidos de la mano de Dios, todo se resolverá de la mejor manera”, indicó Bazán en su red social.

Otra de las motivaciones de María Elena para querer volver con Armero son sus hijos. Según ella, el futbolista es un gran padre y no permitirá que se distancie de los dos pequeños, con quienes constantemente sube fotografías en sus redes sociales.

“Por nuestros hijos, por ser el mejor papá, por los bellos momentos vividos y la unión familiar seguiremos adelante. La distancia no significa nada, cuando alguien lo significa todo. Te extrañamos”, concluyó la mujer sobre el episodio.

Armero fue arrestado el pasado 31 de mayo, mientras disfrutaba de unas vacaciones en Estados Unidos. Según su esposa, salieron a tomar y cuando regresaron a la habitación del hotel donde se alojaban, el futbolista empezó a agredirla con una máquina de cabello con la que le arrancó de forma violenta las extensiones capilares.